“El Zendal no debería haberse abierto”: denuncian ante Trabajo carencias en salud laboral

Hospital Enfermera Isabel Zenda, cama de hospital
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Nuevo lío en torno al hospital de pandemias Isabel Zendal. A las acciones judiciales emprendidas por los sindicatos contra los traslados forzosos de sanitarios al nuevo centro, SATSE ha interpuesto una denuncia ante la Inspección de Trabajo debido a las “graves carencias” que, afirma, existen en materia de salud laboral. En su opinión, “el Isabel Zendal no debería haberse abierto”.

Según el Sindicato de Enfermería, las carencias en materia de salud laboral “son muchas, demasiadas, tantas que llevan a indicar que el hospital de pandemias no debería haberse abierto”. Por ello, exige conocer “qué medidas, en materia de prevención de riesgos laborales, se están aplicando” en el centro levantado en Valdebebas ante la crisis del covid-19.

La organización sanitaria solicita “que se requiera por parte de la Inspección de Trabajo al Servicio Madrileño de Salud (Sermas) para que atienda la petición efectuada por esta representación en materia de prevención de riesgos laborales”. Y es que, “dada la especial idiosincrasia de este centro”, expone el sindicato, “deberían de haberse confeccionado y puesto a disposición de los trabajadores todos los mecanismos para garantizar un eficiente Plan de Emergencias, un Plan de autoprotección, una evaluación de riesgos, un protocolo de acoso y una representación de los trabajadores en materia de prevención”.

Tal y como denuncia, “todos estos puntos o se incumplen directamente o se desconocen ya que nadie de la Administración regional lo ha comunicado a los representantes de los trabajadores a pesar de estar obligados, por Ley, a hacerlo”. SATSE critica la actuación irresponsable de la Consejería de Sanidad ante el desconocimiento por parte de los trabajadores y sus representantes de “cuáles son los mecanismos y las dinámicas a llevar a cabo en caso de que se produzca una emergencia y deba evacuarse el centro, por ejemplo”.

“Es un acto claramente lesivo tanto para los profesionales como para los pacientes que allí puedan estar ingresados que, al parecer, importa poco a la Administración regional a la que solo le interesa abrir a toda costa este espacio a pesar de no saber si se garantiza la salud y seguridad de todos los que se encuentren en su interior”, lamenta el Sindicato de Enfermería.

CCOO también ha presentado una denuncia contra el SERMAS ante Inspección de Trabajo por “poner en riesgo grave” a los profesionales del hospital de pandemias, así como a los trabajadores de los servicios del resto de los hospitales madrileños “en donde las autoridades han reducido las plantillas” para dotar de personal al Isabel Zendal. Asimismo, ha acusado a la Consejería de Sanidad de “inobservancia de las propuestas realizadas a nivel preventivo y de una conducta general de incumplimiento de las normas en materia de prevención de riesgos laborales”.

En su escrito el sindicato alega que el departamento de Enrique Ruiz Escudero “no ha tenido en cuenta, en ningún momento, las necesarias medidas de seguridad y salud previstas para poder realizar las tareas que se requieren para la actividad en el hospital”.

Más allá de esto, el consejero de Sanidad de la región, Enrique Ruiz Escudero, ha señalado que el Isabel Zendal cuenta ya con 134 profesionales sanitarios, entre los que sse incluyen aquellos que se apuntaron de manera voluntaria y los contratos de refuerzo covid. Esto ha hecho posible la apertura del Pabellón 2, “que cuenta con 240 camas, 16 puestos de intensivos y 32 de cuidados intermedios, y en el que se encuentran ingresados a día de hoy 25 pacientes”, ha afirmado en la Asamblea de Madrid.