El yihadista detenido en Melilla como líder de una célula del Dáesh era militante del PP

Grupo Especial de Operaciones (GEO)
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La detención de un presunto yihadista residente en Melilla ha supuesto todo un huracán político. El presidente del PP melillense y máximo dirigente de la ciudad autónoma, Juan José Imbroda, ha desvelado, en una convocatoria urgente, que uno de los detenidos este miércoles en una operación policial antiterrorista era afiliado de la formación conservadora. Ya se ha acordado la suspensión de militancia y su expulsión.

Imbroda ha señalado que, a pesar de que se trata de un afiliado del PP de Melilla, desde hace tres años no pagaba las cuotas del partido, al tiempo que ha confirmado que trabajaba como educador en el Centro de Acogida de Menores del “Fuerte del Purísima” de Melilla. Asimismo, el dirigente popular ha admitido que el arrestado se trataba del líder de una célula terrorista, “que se encontraba en un peligroso nivel de activación”.

En una rueda de prensa, Imbroda ha relatado que no tenían noticias del yihadista “desde hace años”, y que “carecía de derechos políticos en la formación” al no pagar las cuotas. El detenido se trata de un español de 39 años que trabajaba con menores no acompañados y que realizaba labores de captación y adoctrinamiento siguiendo la estrategia marcada por Dáesh. También han sido arrestadas otras cinco personas marroquíes como presuntos integrantes del núcleo terrorista.

El propio presidente de Melilla ha desvelado que en dicho centro habían percibido que este trabajador “se estaba radicalizando” al tiempo que ha asegurado que en el último año “ha encadenado varias bajas laborales”, por lo que su asistencia a su centro de trabajo “era irregular”. De hecho, ha sido detenido en Marruecos.

Según ha apuntado EFE, la operación policial llevada a cabo en Marruecos y en Melilla ha sido de gran importancia. El grupo terrorista mantenía reuniones nocturnas de ámbito restringido, donde estarían planificando ataques terroristas de gran envergadura. Además, practicaban sesiones de entrenamiento físico, llegando, incluso, a simular asesinatos mediante decapitación.