El Tribunal de Cuentas fiscalizará los gastos de la Casa Real

El Rey Felipe VI durante una reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el Comité de gestión técnica del coronavirus en el Palacio de la Zarzuela, en Madrid

El Rey Felipe VI en una imagen de archivo. (Foto: Casa Real)

El Gobierno ha aprobado este martes un decreto que reforma la estructura y el funcionamiento de Casa Real. Entre las medidas que contempla se incluye que el Tribunal de Cuentas fiscalice por primera vez sus cuentas. Según ha explicado el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, se hará mediante una auditoría externa.

“Hoy la monarquía española da un paso adelante, avanza en materia de transparencia, de rendición de cuentas, de ejemplaridad, de eficiencia y se homologa a los más altas estándares con otras casas reales europeas”. Así lo ha señalado Bolaños, que ha destacado que el Consejo de Ministros da luz verde a este real decreto “fruto del trabajo de los últimos meses con Casa Real”. Una labor, ha apuntado, “que se ha intensificado en últimas semanas”.

Precisamente, ayer Zarzuela hacía público que el patrimonio de Felipe VI asciende a más de 2,5 millones de euros. De esta cantidad, algo más de 2,2 millones son depósitos en cuenta corriente o de ahorro y valores de participación en fondos, mientras que 300.000 euros son objetos de arte, antigüedades y joyas.

Según Bolaños, el mencionado real decreto que reestructura la Casa del Rey tiene un “triple objetivo”. Entre ellos, busca “dar rango legal a muchas prácticas que ya se venían llevando a cabo en la Casa Real y que ahora consiguen tener rango de ley”.

En materia de “transparencia y rendición de cuentas”, ha detallado el ministro de la Presidencia, contempla una nueva regulación de toda la contratación y los procedimientos de contratación. De esta manera se introduce el principio de publicidad en todas las contrataciones que realice Zarzuela. Además, también se aprobarán nuevas instrucciones de contratación y la obligación de publicar en la web tanto la regulación del procedimiento presupuestario como el de contabilidad.

A esto hay que sumar que las cuentas de la Casa Real serán auditadas por el Tribunal de Cuentas. Para ello se suscribirá un convenio de colaboración, ha explicado Bolaños, que ha afirmado que será una auditoria externa. Asimismo, se establece que se dará información de manera periódica de los contratos suscritos, las retribuciones o regalos institucionales, entre otros asuntos.

En lo relativo a “ejemplaridad”, el decreto contempla que “el personal de la Casa deberá ejercer sus funciones con arreglo al código de conducta que rige en la Casa del Rey”. Altos cargos y personal de alta dirección, ha apuntado Bolaños, deberán publicar anualmente su declaración de bienes. Por su parte, todos los regalos que lleguen a Zarzuela serán inventariados, registrados y custodiados “con el fin de estudiar si permanecen en la Casa, si pasan a Patrimonio Nacional o se donan a entidades sin ánimo de lucro”.

El Gobierno ha mostrado su satisfacción en que la monarquía “avance” y “sea una más de las casas reales europeas en cuanto a los más altos estándares de cumplimiento de ejemplaridad e integridad”.