El presidente alemán anula su visita a Kiev porque «parece que mi presencia no es deseada»

Frank-Walter Steinmeier, presidente federal alemán

Frank-Walter Steinmeier, presidente federal alemán

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, ha anunciado este martes que anulará la visita que tenía previsto hacer a Kiev porque «parece que mi presencia no es deseada».

Steinmeier iba a viajar a la capital ucraniana junto a los presidentes de Estonia, Letonia y Lituania «para enviar una clara señal de solidaridad europea común con Ucrania», ha explicado el mandatario alemán durante su visita a Varsovia, según recoge la televisión pública alemana ARD.

«Quería hacerlo, pero, por lo que parece, tengo que reconocer que mi presencia no es deseada en Kiev», ha añadido el dirigente alemán, criticado por su «cercanía política» con el Kremlin, en palabras del embajador de Ucrania en Berlín, Andrij Melnik.

El embajador aseguró que Alemania sigue teniendo «demasiados intereses creados» en Rusia, como su dependencia del gas, el petróleo y el carbón y que la culpa era en parte del papel jugado por Steinmeier como jefe de la Cancillería de Gerhard Schroeder y después como ministro de Relaciones Exteriores con Angela Merkel.

«Steinmeier lleva décadas tejiendo una tela de araña de contactos con Rusia. Muchos de los que ahora mandan en la coalición (alemana) están implicados en esto», zanjó.

Desde el Gobierno alemán han rechazado estas palabras, aunque han manifestado que «comprenden» la situación «excepcional» en la que se encuentra Ucrania debido a la invasión rusa, en palabras del portavoz adjunto del Gobierno alemán Wolfgang Buechner.