El PP no renuncia a su marca en Barcelona y da portazo a Valls

Manuel Valls

Fin al culebrón en torno a Manuel Valls. El ex primer ministro francés, tras varios meses deshojando la margarita, confirmará este martes -si no hay sorpresas- su candidatura a las elecciones municipales de Barcelona. Lo hará en un “acto cívico” en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. ¿La duda? Cuál será la fórmula exacta con la que se presentará, aunque todo apunta que será a través de una plataforma en la que estará Ciudadanos. No así el PP.

Génova ha decidido desentenderse del proyecto que encabezará Valls. Los populares concurrirán a estos comicios como han venido haciendo hasta ahora. Es decir, con su marca, a la que no renuncian. Y es que, este tipo de ‘experimentos’ no son del agrado de la formación conservadora, que prefiere ir en solitario. Y más aún si en la lista que estarás en las mesas electorales no aparecen sus siglas.

No vamos a presentarnos con otras siglas”, destacan altos cargos de la dirección nacional, que han defendido en las últimas horas que el PP debe estar claramente representado en todas aquellas elecciones que se celebren. Nada de estar ‘escondidos’ bajo el paraguas de una plataforma o similar. Como mucho, una coalición y que la marca se vea bien. Los ciudadanos, sostienen en Génova, deben encontrar la papeleta del partido a la hora de depositar su voto en las urnas.

De ahí que el PP ya esté trabajando en una candidatura “propia” que sea “potente”. Así lo ha manifestado este lunes su líder, Pablo Casado, que ha afirmado en Onda Cero que el partido “no puede permitirse el lujo de no presentarse a la alcaldía de Barcelona”. “El PP es un partido que lleva cuatro décadas y si desaparece de la principal ciudad de Cataluña es un problema”, ha remarcado.

Sin embargo, sí que ha dicho que la candidatura del PP será “compatible con que en Barcelona y en el área metropolitana, los constitucionalistas nos hagamos con el control municipal” frente a los independentistas. Pero mientras tanto cada uno por su lado.

Los populares, incluso, ya se han puesto el ‘mono’ de campaña y han cargado contra Valls. Según ha afirmado el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, el ex primer ministro galo “lo que quiere es una aventura él solo, como si fuera la gran figura, la gran salvación de la ciudad de Barcelona”. “El primer concepto que ha de tener un alcalde”, ha defendido el popular en Telecinco, “es conocer perfectamente sus barrios y patearse las calles”. Algo que, en su opinión, no está haciendo Valls.

Ciudadanos y su “ejercicio de generosidad”

La postura del PP choca de lleno con la de Ciudadanos, que ha decidido tirar de “generosidad” y aceptar por primera vez no presentarse a unos comicios bajo sus siglas. “La situación de Cataluña merece que podamos hacer todos un ejercicio de generosidad para ganar Barcelona”, defendió la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

Para la líder de la formación naranja en Cataluña sería una “gran noticia” tanto para la Ciudad Condal, como para Cataluña y España que Manuel Valls fuese elegido alcalde, ya que “es la mejor alternativa al populismo y nacionalismo que ha gobernado en los últimos años”.

De esta manera, los de Albert Rivera confían su futuro político en los próximos comicios al ex mandatario galo, que aún tendrá qué detallar que proyecto y medidas quiere plantear.