El PP cierra filas con Ayuso: “El adoctrinamiento debe quedar al margen de las aulas”

Sede del PP Partido Popular Genova

Imagen de la sede del PP.

La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, ha expresado el “absoluto respaldo” de la dirección nacional del partido a la decisión de la Comunidad de Madrid de recurrir ante el Tribunal Supremo el currículo de Bachillerato elaborado por el Gobierno y ha señalado que son las comunidades autónomas las “legitimadas” para dar ese paso.

“El adoctrinamiento debe quedar al margen de las aulas”, ha afirmado rotunda Gamarra, poco después de que el Ejecutivo autonómico de Isabel Díaz Ayuso haya presentado ese recurso contra el currículo de Bachillerato por considerar que “conlleva una gran carga ideológica” y “deja de lado” aspectos que el Ejecutivo regional considera “esenciales” para la educación de los alumnos.

Al ser preguntada si la dirección nacional del PP respalda la judicialización y el recurso de Ayuso y si le preocupa las diferencias que hay entre los presidentes autonómicos del PP por este tema, Gamarra ha señalado que Génova era “perfectamente conocedora” de ese recurso que ha presentado la presidenta madrileña.

“Compartimos esa inquietud y además están legitimadas las comunidades autónomas. Por tanto, es la Comunidad de Madrid quién puede llevar a cabo esa acción”, ha declarado Gamarra, en una rueda de prensa tras la reunión del comité de dirección del PP que ha presidido Alberto Núñez Feijóo, recoge Europa Press.

La número dos de PP ha recordado que el PP nacional sí que recurrió ante el Tribunal Constitucional la Ley de Educación impulsada por Sánchez, la llamada ‘Ley Celaá’, una norma que el Partido Popular «no comparte y de la que “derivan estos reales decretos” que después aprobó el Gobierno, según ha añadido.

“Estamos convencidos de que no es el camino para educar a nuestros jóvenes en la cultura del esfuerzo, en la preparación y en la búsqueda de la excelencia para garantizarle lo que nos tiene que preocupar a todos, que es un futuro”, ha manifestado.

Según Gamarra, “el adoctrinamiento debe quedar al margen de las aulas”. “Y un buen Gobierno no es el que piensa en adoctrinar sino en dar la mejor educación posible a los jóvenes para que desde su libertad puedan aspirar a la excelencia”, ha apostillado.