El póker de De la Serna: estiba, taxis, Correos y el AVE a Murcia

El ministro de Fomento acumula un año 2017 lleno de decisiones polémicas.

Iñigo de la Serna, ministro de Fomento

Suma y sigue para el ministro de Fomento. Iñigo de la Serna acumula un año 2017 lleno de decisiones polémicas que han provocado movilizaciones masivas a lo largo y ancho de España. Desde la reforma del sector de la estiba a Correos pasando por las licencias VTC para Uber y Cabify. Ahora se encuentra ante un nuevo contrapié: la llegada del AVE a Murcia.

La decisión del Ministerio de Fomento, del Gobierno regional de Murcia y de Adif de construir la llegada del AVE a Murcia a ras de suelo ha movilizado a miles de murcianos. La planificación de la obra atisba la construcción de un muro que dividirá la ciudad. Ante esta circunstancia, los vecinos de la capital han salido a la calle para pedir el soterramiento de las vías.

Las protestas se están sucediendo desde hace más de tres semanas, y a la vista de la inacción de Iñigo de la Serna, no parecen que vayan a menguar en las siguientes.

Esta situación de conflicto ‘civil’ y social se une a otras que ha tenido este mismo ministerio a lo largo del año. La más mediática – el conflicto catalán no había explotado todavía – fue la lucha de los estibadores por mantener sus puestos de trabajo y las condiciones de dignidad frente al decreto liberalizador de Fomento.

Los estibadores consiguieron, tras mucha lucha y compañerismo, mantener los derechos y los puestos de trabajo. Después vinieron los trabajadores de Correos, a quienes iban a recortar considerablemente el presupuesto anual. Las sospechas de que detrás de todo había una voluntad de devaluar el servicio para después privatizarlo encendió a una plantilla que no dudó en movilizarse. Semanas después, gracias a la unión, el Gobierno reculó.

La situación de los Taxis también explotó en las manos de De la Serna, cuyo ministerio está al mando de las licencias de conducción (VTC) que han cambiado el sistema del transporte ciudadano. Uber y Cabify han aprovechado la relajación legal frente a estas licencias y han puesto en un brete el servicio taxista.

Un ejemplo de ello, la ley solo permite una licencia VTC por cada 30 taxis. Y en estos momentos, el ratio en Madrid es de una licencia por cada 7 taxis. 2.210 vehículos de alquiler con conductor frente a 15.723 taxis.

Más información