El plan de Ayuso para el hospital de pandemias: traslados forzosos de sanitarios si no hay voluntarios

Isabel Díaz Ayuso y Enrique Ruiz Escudero
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha confirmado su intención de recurrir a voluntarios para dotar de profesionales sanitarios al nuevo hospital de pandemias Isabel Zendal. Así se lo han transmitido representantes de la Comunidad a los sindicatos en la reunión de esta mañana de la Mesa Sectorial de Sanidad. En caso de no reunir los suficientes trabajadores, la solución pasaría por tirar de aquellos efectivos contratados para reforzar la lucha contra el covid-19 en los últimos meses.

El ‘Procedimiento de adscripción de profesionales’ del Ejecutivo regional respecto a este nuevo hospital pasa, en primer lugar, por solicitar voluntarios entre aquellos profesionales fijos e interinos del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS). Se incorporarían de manera “temporal”, recoge la propuesta trasladada a los sindicatos, según ha podido saber EL BOLETIN.

La siguiente opción que manejan Ayuso y los suyos pasa por recurrir a los sanitarios de refuerzo del covid. Si se diera la situación de que el número de voluntarios no es suficiente para atender las necesidades del nuevo centro, se contempla tirar de los efectivos contratados durante este año por la pandemia. Se cumplen así los peores temores de las organizaciones sindicales y colectivos médicos, que habían alertado sobre una “movilización forzosa”.

La búsqueda de voluntarios se haría de la siguiente manera. Según el mencionado ‘procedimiento’, se publicaría esta oferta en los tablones de anuncios de los centros sanitarios, además de en la intranet del propio centro, para que el personal estatutario, laboral o funcionario, fijo e interino, pueda pedir su adscripción temporal al Isabel Zendal.

Por su parte, en el caso del personal eventual contratado como refuerzo, “teniendo en cuenta que se reasignará la actividad necesaria covid-19 al nuevo hospital”, la Comunidad “podrá poner en marcha un proceso de adscripción directa que, conforme a lo establecido en el Plan de Ordenación de Recursos Humanos, afectará a los profesionales de las distintas categorías que han sido contratados como consecuencia de la pandemia”. Se informaría a cada gerencia del número de sanitarios que tendrían que “proporcionar” al hospital de pandemias en cada categoría profesional.

La “adscripción” al nuevo hospital levantado en Valdebebas tiene “carácter temporal y durará el tiempo necesario para atender las necesidades asistenciales”, remarca el Ejecutivo regional en el mencionado documento, en el que nada se dice de cuántos sanitarios se ‘reclutará’.

Esta cuestión tampoco ha sido desvelada por los responsables de la Comunidad en la reunión de esta mañana de la Mesa Sectorial de Sanidad. En ella, se ha ofrecido a los sindicatos una visita guiada al centro y se ha afirmado que “está en disposición de abrirse en noviembre”. En concreto, han apuntado fuentes sindicatos, en la tercera semana del mes a más tardar.

Los colectivos médicos presentes en este órgano han dejado claro su rechazo a este hospital. Así, Amyts ha manifestado su posición contraria a la necesidad de hacer, en estos momentos, esta infraestructura “y con ello una inversión millonaria en lugar de potenciar la contratación de refuerzos para Atención Primaria, rastreadores, personal para los hospitales o el SUMMA 112”. Dicho esto, ha insistido en sus críticas a la “movilidad forzosa” que se plantea.

En primer lugar, defienden los médicos, “es necesario determinar qué servicios están en condiciones de ‘prestar’ profesionales sin afectar a su funcionamiento”, ya que “si se derivan pacientes Covid, en su lugar entrarán otros, necesitando la misma plantilla y, por tanto, su obligada sustitución”. Para el secretario general de Amyts, Julián Ezquerra, “no se puede detraer personal de hospitales tradicionales para abrir esta nueva estructura”. “Lo que sería aconsejable es la contratación de personal necesario y nunca la redistribución de personal”, sostiene en un vídeo en sus redes sociales.

“Aunque se ha planteado que sea de forma voluntaria”, advierte, “está prevista la posibilidad de hacer movilidades forzosas del personal para llevar a este nuevo hospital”. Una fórmula que rechazan radicalmente.

“Más sombras que luces en el nuevo hospital”

El Sindicato de Enfermería Satse incide en que se desconoce el número de profesionales que tendrán que trabajar en el hospital de pandemias, pero “sí que ha costado cerca de 100 millones de euros y que, en principio, sólo se abrirán 248 camas y 16 espacios UCI”. Tras el mencionado encuentro, esta organización asegura que “si hay personal voluntario que quiere acudir” al Isabel Zendal “lo aceptamos, como no podría ser de otra forma, pero exigiremos que su puesto sea cubierto por otro profesional de nueva contratación para evitar que tengan que ser las compañeras/os las que deban hacerlo, precarizando la asistencia que ofrecen”.

“Los perjudicados”, continúa en una nota a los medios, “serían los madrileños que tendrían hospitales con menos enfermeras, y también éstas ya que se verán obligadas a multiplicarse por la falta de refuerzos”. “Seguiremos teniendo plantillas escasas, profesionales estresados y agobiados y pacientes que consideran que no les está atendiendo con las garantías que reclaman”, lamenta.

“Lo que sí tendremos”, remarca Satse, “será un hospital que muchos profesionales sanitarios no consideran prioritario y en el que trabajarán cientos o miles de profesionales cuyas condiciones laborales (turnos, ratios de enfermeras/paciente, etc.) siguen siendo una incógnita”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA