El PIB crece un 5% y se queda lejos de la previsión del Gobierno por el frenazo del consumo

Grúas de obra

Grúas de obras

La economía española se desaceleró en el cuarto trimestre del año hasta un crecimiento del 2% intertrimestral, seis décimas menos que en el trimestre anterior, de acuerdo con el avance de la Contabilidad Nacional que ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE). En términos de volumen, el PIB registró una variación del 5,0% en el conjunto del ejercicio 2021.

Este crecimiento del 5% representa el mayor avance anual del PIB en 21 años, desde el año 2000, pero se queda muy lejos de la previsión del Gobierno, que había augurado un 6,5%. Sí bate las expectativas del Banco de España (4,5%), la OCDE (4,5%) o el FMI (4,9%). La crisis del Covid provocó en 2020 una caída histórica del PIB del 10,8%, por lo que España tiene todavía mucho camino por delante para recuperar el terreno perdido.

Las cifras publicadas hoy por el INE muestran que el PIB generado por la economía española, medido en términos de volumen encadenado con referencia en el año 2015, registró una variación intertrimestral del 2,0% en el cuarto trimestre de 2021. Esta tasa es seis décimas inferior a la estimada para el tercer trimestre. En términos interanuales, la variación del PIB fue del 5,2%, 1,8 puntos superior a la del tercer trimestre.

PIB en términos de demanda

Si se analiza el PIB en términos de demanda, la contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual fue de 3,6 puntos, 1,1 puntos superior a la del tercer trimestre. Por su parte, la demanda externa aportó 1,7 puntos, ocho décimas más.

Así, el gasto en consumo final se incrementó un 2,0% respecto al mismo trimestre de 2020. Esta tasa es ocho décimas inferior a la del tercer trimestre. El gasto en consumo final de los hogares experimentó una tasa interanual del 2,4%, tres décimas menos, mientras que el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas creció el 1,3%, 1,8 puntos menos.

La formación bruta de capital registró una variación del 9,6%, superior en 8,3 puntos al del trimestre anterior.

La inversión en activos fijos materiales creció un 2,3%, lo que supone 4,0 puntos más que en el trimestre precedente. Por componentes, la inversión en vivienda mejoró 3,9 puntos su tasa, que se sitúa en el −2,8%, y la inversión en maquinaria, bienes de equipo y sistemas de armamento la incrementó en 4,2 puntos, hasta el 10,3%.

Por otro lado, la inversión en productos de la propiedad intelectual experimentó una variación del 10,4%, lo que supone un aumento de 4,9 puntos respecto a la tasa del trimestre pasado.

En cuanto a la demanda externa, las exportaciones de bienes y servicios presentaron una variación del 15,8% respecto al año anterior, lo que supone 1,0 punto más que en el trimestre anterior. Las importaciones de bienes y servicios crecieron un 11,1%, 1,1 puntos menos que en el tercer trimestre.

PIB en términos de oferta

Si se analiza el PIB en términos de oferta, el valor añadido bruto de las ramas industriales aumentó un 1,2% respecto al mismo trimestre de 2020, lo que supone un incremento de 1,1 puntos respecto a la variación interanual registrada en el trimestre anterior. Dentro de las mismas, la industria manufacturera presentó una tasa del 0,3%, con un descenso de 0,5 puntos respecto a la del trimestre precedente.

La evolución interanual del valor añadido bruto de la Construcción fue del −5,0%, frente al −8,5% del trimestre anterior. El valor añadido bruto de los Servicios creció un 7,5% respecto al mismo trimestre de 2020, 1,7 puntos más que en el trimestre precedente.

Finalmente, las ramas primarias registraron una variación interanual del −4,3% este trimestre, frente al −8,7% del trimestre anterior.