El organizador del Congreso del PP aún confía en una alianza Casado-Santamaría

Luis de Grandes

El presidente de la Comisión Organizadora del Congreso del PP, Luis de Grandes, ha dado el pistoletazo de salida este mediodía al cónclave. Desde este viernes y hasta el mediodía del sábado los populares abordarán el futuro del partido y, en especial, quién sucederá a Mariano Rajoy. Un puesto por el que pugnan dos candidaturas: la de Pablo Casado y la de Soraya Sáenz de Santamaría. Aunque De Grandes no ha cerrado la puerta a que tras semanas de enfrentamiento ambos unan sus fuerzas en una lista única.

“Tiempo siempre hay”, ha asegurado el responsable de la organización de este cónclave, que ha recordado que “cuando esta tarde culmine la sesión previa quien presida el congreso abrirá un tiempo de presentación de candidaturas, que será de 9,30 de la noche a 9,30 de la mañana”. “En ese tiempo se podrán presentar una candidatura o varias”, ha remarcado De Grandes, que ha destacado que “las noches siempre son largas” y se pueden producir conversaciones, así como pactos entre los dos aspirantes.

Asimismo, ha negado que Mariano Rajoy vaya a ‘mojarse’ en su intervención de esta tarde por uno de los candidatos. “Es un señor, es todo un caballero, nadie lo discute y tiene el derecho a decir lo que quiera decir, pero estoy seguro de que va a ser un discurso objetivo” en el que el aún líder del PP recordará “nuestros valores, los que tenemos que defender y lo que espera de nosotros la sociedad española”.

Rajoy, según De Grandes, “no va a hacer ningún tipo de discurso que tenga ningún viso de inclinación por ninguna de las candidaturas”. “Estoy absolutamente convencido de ello”, ha insistido.

Respecto a la campaña protagonizada por Casado y Santamaría el presidente del comité organizador ha reconocido “pequeños incidentes” que no han tenido “ningún tipo de importancia”. “Aquí no ha corrido la sangre, ni poca ni mucha, ha habido elegancia y ha habido en algunos momentos tensión”, ha continuado Luis de Grandes, que ha lanzado una advertencia a sus compañeros de partido al trasladarles que esto “no debiera ser Juegos de Tronos”.

“No estamos sin más discutiendo el poder, estamos discutiendo el futuro de España”, ha zanjado.