El movimiento de vivienda presiona para que los pisos de la Sareb pasen a ser públicos

Los colectivos han ocupado la sede de la FROP al grito de: “La Sareb es nuestra, sus casas también” / María Márquez

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los movimientos de la vivienda se han reunido este miércoles frente al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación digital para presentar el ‘Plan Sareb’, una ofensiva con la que quieren poner de manifiesto la problemática de la vivienda en España. Al acto han acudido representantes de la PAH, Stop Desahucios y el Sindicato de Inquilinos de Madrid. Piden también al  la regularización de 112 familias a las que la Sareb, según ellos, les estaría negando un  contrato.

Después de la rueda de prensa, han realizado un encierro miembros de los colectivos en el edificio del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Allí han reclamado una solución a la situación de las familias con la Sareb al grito de: “Sareb es nuestra, sus casas también”. Finalmente, han desalojado el edificio tras la llegada de la policía, tras lo cuál han anunciado que han conseguido el compromiso de reunión con Paula Conthe, presidenta de la FROB, para antes del 8 de abril.

Argumentan que todas las viviendas de la Sareb deberían pasar a formar parte del parque de vivienda público, más allá de los 5.000 inmuebles que el banco malo ha prometido otorgar al  gobierno para ampliar el parque público.

“No podemos confiar en el gobierno para solucionar este problema. Nuestro movimiento no se va a dejar a nadie atrás”, explican fuentes del movimiento en la rueda de prensa frente al ministerio: “Nos hemos organizado para que todos los casos se llevan a una mesa de negociación con la Sareb para que se acaben los criterios arbitrarios”.

Además, recuerdan que el 9 de mayo los desahucios volverán, “aunque nunca se han ido”. “Seremos nosotras quienes pongamos de nuevo los cuerpos para pararlos”, narran. Y añaden: “La Sareb no puede usar las casas como bienes de mercado porque son vitales para las personas”.

Valoran que las cláusulas de los contratos de Sareb se saltan la actual ley de arrendamiento. “Cuando termina el contrato no nos quieren renovar el alquiler. La actual ley dice que el contrato tiene que ser de 7 años, pero la Sareb lo renueva anualmente, y cada año le tenemos que enseñar el carne de pobre”, establecen.

La familia de Fior es una de las afectadas por las políticas de Sareb. Su casa antes pertenecía a otro propietario, pero ahora está en las manos del “banco malo”, que ha decidido no renovarles el contrato. “Nos han dicho o te vas o te vas”. Fior narra que es madre de dos hijos, uno de año y medio y otro de cuatro años y que solo puede trabajar su marido. “Lo que queremos es una solución a nuestro caso. Estamos con la inquietud de no saber si mañana estaremos en la calle con nuestros hijos. No queremos vivir de gratis, queremos pagar un alquiler, pero la Sareb se niega”, finaliza.

 

 

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA