El Hospital de Parla crea un nuevo puesto directivo para colocar a la mano derecha de Méndez de Vigo

Hospital Infanta Cristina (Parla)

El Hospital Infanta Cristina de Parla tiene nuevo directivo. El centro madrileño ha nombrado al jefe del Gabinete del exministro Íñigo Méndez de Vigo, Manuel Barranco Mateos, como subdirector de servicios generales, según ha podido conocer EL BOLETÍN y ha confirmado el propio hospital. Se trata de un puesto creado a la par que el nombramiento.

La actual ministra de Educación, Isabel Celáa, tras aceptarlo el Consejo de Ministros el pasado 22 de junio, firmó el cese de Barranco Mateos como director del Gabinete del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Poco después, en las últimas semanas, el directivo, sin experiencia sanitaria, ha encontrado un nuevo cargo en la Administración.

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Granada, Barranco Mateos se convirtió en julio de 2015 en la mano derecha de Méndez de Vigo en el Ministerio de Educación. En dicho puesto, según el Portal de la Transparencia, ejerció las funciones de coordinación de la actividad propia del Gabinete del ministro.

Los hospitales públicos cerraron 300 camas desde la llegada del ‘nuevo PP de Cifuentes’

Leer más

“Le correspondió la organización y asesoramiento de la actividad del Gabinete de carácter parlamentario, interadministrativo, nacional, internacional y de coordinación normativa”, se puede leer el Portal de Transparencia. Pero el currículo de Barranco Mateos no se queda ahí, aunque no hay mención alguna a la gestión sanitaria.

Su largo recorrido en el Ministerio de Educación

Antes de su nombramiento como director del Gabinete de Méndez de Vigo, fue designado director del Departamento de Educación, Ciencia y Cultura del Gabinete de la Presidencia del Gobierno en octubre de 2013. En el Gobierno de Aznar, ya ejerció de director del Gabinete de la ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo.

Por último, el nuevo subdirector de Servicios Generales del Hospital de Parla también ejerció de director general en la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior.

Más allá de la empresa pública, ya en sociedades privadas, fue director general en la Fundación de Estudios Financieros, así como secretario general de la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad, y director de Documentación y Análisis en FAES.

Su papel en el Hospital Infanta Cristina

Respecto a sus funciones en el Hospital de Parla, el centro no ha confirmado a este medio -por el momento- cuáles serán. Sin embargo, según ha podido saber EL BOLETÍN, Barranco Mateos será el encargado de llevar las relaciones entre la Comunidad de Madrid y la concesionaria del Hospital Infanta Cristina de Parla, al ser uno de los hospitales privatizados de Esperanza Aguirre.

En este sentido, se trata de un puesto de nueva creación (no aparece aún en el organigrama del centro, ni existía en la última memoria del centro) y que no comparten el resto de los llamados ‘hospitales de Aguirre’. De hecho, ser subdirector de servicios generales es un cargo que apenas aparece en hospitales de grandes dimensiones como el Hospital La Paz, el Gregorio Marañón o La Princesa.

No es un caso aislado, advirtió la Consejería de Sanidad

Este nombramiento llega apenas unos días después de que la Cadena SER publicara otro nombramiento a dedo en el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS). En este caso, el Hospital Clínico San Carlos escogió a Bárbara Fernández Álvarez-Robles como subdirectora gerente del centro.

Así, la Consejería de Sanidad decidió saltarse su propia ley de buen gobierno que desarrolló y que luego aprobó la Asamblea de Madrid para nombrar a esta concejala del PP en Las Rozas. En dicha norma, se exige que la elección de los directivos deba ser por concurso público. Algo que ha brillado por su ausencia.

La Consejería de Sanidad, ante la información, ya adelantó que no se trata de un caso aislado. Es decir, que se han producido otros nombramientos de directivos de esta forma en los últimos meses, debido a que la ley sigue pendiente del desarrollo reglamentario, pese a estar aprobada.