El Gobierno de Carmena avanza que la reducción de deuda acabará con la intervención de Montoro

Carmena, Castaño e Higueras.
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Los tiempos de guerra entre el Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio de Hacienda parecen haber pasado a mejor tiempo. El delegado de Economía del Consistorio madrileño, Jorge García Castaño, ha recordado que, aunque el choque directo con Cristóbal Montoro se ha vivido en esta legislatura, las cuentas madrileñas llevan intervenidas desde que el PP colocase a la ciudad con 9.000 millones de euros de deuda. Algo que está cerca de acabarse.

El concejal de Ahora Madrid ha destacado que el superávit de 1.120 millones de euros que ha registrado el Ayuntamiento de Madrid es el inicio del fin de la intervención por parte de Hacienda. En este sentido, García Castaño ha recalcado que el Gobierno de Manuela Carmena pondrá punto y final a la intervención cuando liquide el actual presupuesto.

No obstante, el dirigente del Consistorio ha reclamado en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid mayor colaboración. “Podríamos invertir más si ustedes colaborasen y no hicieran obstruccionismo”, ha reprochado García Castaño al PP señalándoles que esta actitud únicamente “beneficia electoralmente a Ciudadanos”.

Mientras tanto, el delegado de Economía ha apostillado que la deuda municipal dejará de ser un problema en la ciudad. Según ha afirmado, la deuda se situará a finales de este año entre el 55% y el 60% del PIB, frente al 75% en el que se encuentra actualmente. Asimismo, ha presumido, según ha recogido Servimedia, de que uno de cada cinco euros de superávit de los municipios españoles lo pone Madrid.

García Castaño ha denunciado que estos números luego son usados por el ministro de Hacienda para presentar las cuentas españolas en Bruselas. Por último, el delegado de Carmena ha cargado contra PP y Ciudadanos por acusar al Ayuntamiento de Madrid de ejecutar poco presupuesto al tiempo que reprochan que se incumple la regla de gasto.