El Fondo de Recuperación servirá para reforzar la sinergia entre la industria civil, militar y espacial

La vicepresidenta ejecutiva y responsable de política de competencia, Margrethe Vestager

Margrethe Vestanger, vicepresidenta de la Comisión Europea - Foto: Etienne Ansotte/European Commiss / DPA

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Uno de los sectores que más quiere impulsar la Unión Europea es el tecnológico y el de la inteligencia artificial, en los que considera que van por detrás de otras grandes potencias. La vicepresidenta de la Comisión, Margrethe Vestager, y el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, presentaron hoy un plan de acción para reforzar las sinergias entre las industrias civil, militar y espacial. El Fondo de Recuperación servirá para reforzar este avance que se considera primordial.

¿De qué se habla exactamente? De combinar los avances tecnológicos en diversos campos para ponerlos en común, ya provengan esos progresos del sector de defensa o de la industria aeronáutica, que suelen ser muy punteros en esos campos. Se refieren, sobre todo, a la computación en nube, los procesadores, la ciberinteligencia, la inteligencia cuántica y la inteligencia artificial. Margrethe Vestager, vicepresidenta para una Europa digitalmente alfabetizada, advirtió hoy que «este Plan de Acción es un enfoque sistemático y metodológico de las sinergias entre las tecnologías clave en estos tres ámbitos. El objetivo es garantizar que las innovaciones sean sistemáticamente aptas para múltiples usos desde su concepción y permitir que se aproveche el enorme potencial de innovación de los investigadores y las empresas de nueva creación”.

Un paso más en la consecución de una Europa menos dependiente de otros países, en especial Estados Unidos, en sectores estratégicos.  Para Thierry Breton se trata de “seguir siendo un referente mundial” pero sobre todo busca, como tantos otros programadas lanzados a lo largo de último año, competir en condiciones de igualdad con los líderes del desarrollo mundial.

La propuesta persigue la complementariedad entre los programas e instrumentos de la UE en investigación y desarrollo para aumentar la eficiencia de las inversiones; promover financiación en I+D en el ámbito de la defensa y el espacio; facilitar el uso de los resultados por la industria civil.

Para ello se anuncian once actuaciones específicas entre las que cabe destacar la creación de un marco que permita el enriquecimiento en el ámbito digital, de la computación en nube y de los procesadores; enmarcar y cohesionar el desarrollo de tecnologías críticas; estimular la colaboración transfronteriza y responder a las necesidades de la sociedad europea. También se prevé apoyar la innovación de las empresas emergentes y las pymes creando “incubadoras” para facilitar ese proceso.

Los comisarios hablaron de tres proyectos emblemáticos en los que se invertirán cantidades importantes: la tecnología de drones -muy enfocado a la gestión de la defensa-, una conectividad segura desde el espacio, de alta velocidad y basada en el cifrado cuántico para todos los europeos vivan donde vivan y la gestión del tráfico espacial dado el crecimiento exponencial de la proliferación de satélites y los problemas que eso conlleva. Es decir poner coto a la basura espacial.

En definitiva, potenciar la soberanía tecnológica del viejo continente que se había quedado atrás respecto a Estados Unidos, Rusia y China. Pero antes tiene que encontrar la fórmula para superar las diferencias entre los 27 países que integran la UE.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA