El favor ‘en diferido’ que Cospedal le ha hecho a García-Page

Emiliano García Page, presidente de Castilla-La Mancha
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, debería agradecerle a su antecesora en el cargo, María Dolores de Cospedal, la reforma que hizo en el parlamento autonómico y que le ha concedido esta vez una mayoría absoluta en escaños que no ha conseguido en votos.

El PSOE obtuvo el apoyo de 475.368 personas del 1.089.227 que fueron a votar el pasado domingo 26 de mayo en Castilla-La Mancha. El 44,11% de los electores dio su visto bueno a Emiliano García-Page que, sin embargo, se hizo con el 57,5% de los escaños (19) del parlamento autonómico (33).

Tal y como recoge el investigador en Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid, Carlos Fernández Esquer, esta bonificación de 13 puntos a favor del PSOE es la consecuencia de una reforma parlamentaria que realizó María Dolores de Cospedal en 2014.

La que fuera presidenta de Castilla-La Mancha redujo a 33 escaños el parlamento autonómico basándose en una supuesta necesidad de reducir los costes público. Esa medida elevó el umbral necesario para acceder a la cámara. En el fondo de la cuestión, la irrupción de Podemos y Ciudadanos que Cospedal quería detener.

Aquella jugada le salió ‘rana’ a la primera. Como recuerda Fernández Esquer, “pese a superar el 8,6% regional, Ciudadanos se quedó sin representación parlamentaria. Circunstancia aprovechada por PSOE y Podemos para sumar fuerzas y desalojar al PP del Gobierno de Castilla-La Mancha”.

En esta ocasión, Vox (7,02% de los votos) y Podemos (6,9%) han sido quienes se han quedado fuera.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA