Currently set to Index
Currently set to Follow

El dinero desviado a paraísos fiscales permitiría vacunar a la población mundial tres veces

Bola del mundo hundiéndose

Bola del mundo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los países de todo el mundo pierden un total de 483.000 millones de dólares en recaudación fiscal al año debido a los abusos fiscales cometidos por las multinacionales y las grandes fortunas, cantidad suficiente para vacunar a la población mundial contra el Covid-19 más de tres veces. Esa es una de las conclusiones del reciente informe ‘Estado de la Justicia Fiscal 2021’, que apunta a que solo en España las pérdidas ascenderían a 7.220 millones de dólares al año, unos 6.300 millones de euros al cambio actual.

El informe, publicado por la Red de Justicia Fiscal, la Alianza Mundial por la Justicia Fiscal y la Federación Sindical Internacional de Servicios Públicos, señala que de estos 483.000 millones de dólares en impuestos que los países pierden al año, 312.000 millones se pierden por el abuso fiscal transfronterizo de las multinacionales ; y otros 171.000 millones por la evasión fiscal en paraísos fiscales por parte de particulares ricos.

Solo en España, el informe cifra las pérdidas anuales en 7.220 millones de dólares, unos 6.300 millones de euros al cambio actual. De esa cifra, las grandes empresas serían responsables de 5.350 millones de dólares, mientras que las grandes fortunas desviarían a paraísos fiscales 1.870 millones.

“Los 483.000 millones de dólares que se pierden en los paraísos fiscales al año son la punta del iceberg”, señala Miroslav Palanský, data scientist de la  Red de Justicia Fiscal. “Es lo que podemos ver por encima de la superficie gracias a algunos avances recientes en materia de transparencia fiscal, pero sabemos que hay muchos más abusos fiscales por debajo de la superficie que cuestan magnitudes más elevadas en pérdidas fiscales”.

De hecho, la plataforma calcula que las pérdidas indirectas, causadas por la “reacción en cadena”, podrían ser tres veces más.

Mayor impacto en los países pobres

Además, el “abuso fiscal global facilitado está afectando con mayor dureza a los países más pobres”. Si bien los países de ingresos más altos pierden más impuestos en términos absolutos, 443.000 millones de dólares al año, sus pérdidas fiscales representan una parte menor de sus ingresos. De acuerdo con la Red de Justicia Fiscal, supondría, por ejemplo, el 9,7% de sus presupuestos conjuntos para sanidad pública.

En comparación, los países de ingresos más bajos pierden menos impuestos en términos absolutos, 39.700 millones de dólares al año, pero esta cifra representa nada menos que un 48% de los presupuestos para sanidad. Además, “a diferencia de los miembros de la OCDE, tienen poca o ninguna voz sobre las reglas internacionales que continúan permitiendo estos abusos”. En general, el informe apunta que todas las pérdidas fiscales de un año serían suficientes “para cubrir tres veces el coste de compra y entrega de dos dosis de la vacuna contra el Covid-19 para la población mundial”.

“Los impuestos que los países de menores ingresos pierden en los paraísos fiscales en un año serían suficientes para vacunar al 60% de su población, reduciendo la brecha en las tasas de vacunación entre los países de menores ingresos y los de mayores ingresos”, apunta la Red de Justicia Fiscal.