El Consorcio de Compensación de Seguros (CSS), un organismo cada vez más necesario

Seguro de vivienda

Seguro de vivienda

Sin duda, las últimas vicisitudes ocurridas en los últimos años han dejado claro en España que el cambio climático es una realidad Así, hace unos años irrumpieron las DANAS que ocasionaron innumerables daños en la zona del levante español y después llegó Filomena que dejó a su paso un escenario de copiosas nevadas nunca vistas en Madrid y proximidades.

Lo cierto es que las catástrofes asociadas al cambio climático amenazan cada vez con mayor frecuencia. Tanto es así que infinidad de propietarios, conscientes de esta evidencia abrumadora, han empezado a suscribir seguros de hogar para salir al paso de todas estas contingencias que, de otra forma, podrían dejarle sin nada de la noche a la mañana.

Sin ir más lejos, solo Filomena supuso para el sector asegurador un desembolso de más de 300 millones de coste extra para atender todos los destrozos que trajo consigo. Aunque es cierto que cuando hablamos de acontecimientos extraordinarios, como vientos que superen los 120 kilómetros horas, entran en juego organismos como el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) y el Agroseguro. Este último para temas vinculados a las cosechas.

Lo cierto es que el CSS es un invento netamente español que nos ha ayudado a salir del trance en múltiples ocasiones. Su papel ha sido decisivo y, sin duda, ha servido para atenuar graves situaciones. Estamos ante un organismo que ha despertado el interés de otros países vecinos, como Francia o los Estados Unidos, que lo están analizando con el ánimo de importarlo a su territorio dado su tremendo papel.

Conviene resaltar que en ningún otro sitio podemos encontrar un organismo como el descrito, cuya fuerza financiera es de admirar, además de resultar fundamental para mantener el equilibrio y la sostenibilidad del sistema asegurador español.

No podemos olvidar que el CCS se remonta a los años inmediatamente posteriores a la Guerra Civil española, con claros destrozos en las ciudades y pueblos debido a la contienda, aunque no se consolidó como tal hasta 1954. También parece que ha sido el cabo de salvación para los vecinos de la Palma que han perdido sus hogares tras la erupción del volcán Cumbre Vieja.

No obstante, el Consorcio de Compensación de Seguros solo cubre a quienes tengan un seguro de hogar, ya que se financia a través de un recargo que se aplica a las primas de los clientes y, por desgracia, deja fuera a muchas personas.