El Consejo de Europa insta a España a trabajar en la lucha contra todos los tipos de violencia hacia las mujeres

La ministra de Igualdad, Irene Montero, protegida con mascarilla a su llegada a la comparecencia en Comisión de su departamento, en Madrid (España)
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Consejo de Europa ha instado al Gobierno de España a trabajar de forma integral en la lucha contra todos los tipos de violencia que sufre la mujer, según se recoge en el informe del Grupo de Expertos en la Lucha contra la Violencia contra la Mujer y la Violencia Doméstica (GREVIO).

Este documento, analiza y evalúa el nivel de cumplimiento de las medidas legislativas y de otra índole que dan efecto a las disposiciones del Convenio del Consejo de Europa sobre Prevención y Lucha Contra la Violencia Contra las Mujeres y la Violencia Doméstica (Convenio de Estambul).

Tal y como señala el Ministerio de Igualdad, el análisis presentado por el Ejecutivo tiene fecha de 31 de enero de 2019, aunque el documento del GREVIO también se refiere a actuaciones implementadas entre los años 2016 y 2017 como, por ejemplo el Pacto de Estado alcanzado en el Congreso, la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer (2019) o las mejoras del sistema de evaluación del riesgo para la víctima de la Policía, entre otras.

Desde el Gobierno, también se ha informado a los expertos sobre otras futuras normas y políticas públicas más inminentes en materia de violencia contra las mujeres. En este caso, se refiere a la futura aprobación de la Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual, la redacción de la Estrategia Nacional de lucha contra las Violencias de Machistas 2021-2025 o la ampliación y mejora de la línea telefónica 016.

Ven «carencias» y «retos»

Con este escenario, las conclusiones del informe del GREVIO destaca «la firme determinación de las autoridades españolas por implementar políticas en el área de la prevención y lucha contra la violencia contra la mujer, así como su papel pionero en el desarrollo de un marco legal progresista en relación con la violencia en el ámbito de la pareja o expareja».

Sin embargo, en el informe también se detectan «carencias y retos» que, según los expertos, han de guiar la acción política del Gobierno e instituciones públicas en los próximos años, y dar pleno cumplimiento al Convenio de Estambul.

Según precisa el informe, estas carencias están relacionas, entre otros, con el abordaje integral de todas las formas de violencia contra las mujeres incluidas en dicho convenio, con la coordinación interinstitucional y la necesidad de garantizar niveles comparables de protección, asistencia integral a toda las formas de violencia y apoyo en todas las comunidad autónomas, para todas las víctimas de todas las formas de violencia de género.

Del mismo modo, llama a mejorar la seguridad y protección de los menores que viven en entornos en los que sus madres están sufriendo violencia de género.

Propuestas

Así, desde el GREVIO proponen al departamento que dirige Irene Montero mejorar la implementación del Convenio de Estambul en relación a todas aquellas formas de violencia que reciben en este momento menos atención en la legislación, adoptando para ello un enfoque holístico en la prevención, protección y persecución de tales formas de violencia.

Los expertos señalan que esto es de «particular importancia» en relación con la violencia sexual, el acoso sexual, el matrimonio forzoso, la mutilación genital femenina y el aborto/esterilización forzosos.

Del mismo modo, pide que se fortalecezcan las medidas de prevención y a luchar contra la violencia que afecta a las mujeres que están o podrían estar expuestas a discriminación interseccional -con discapacidad o pertenecientes a grupos minoritarios-; garantizar que la recogida y recopilación de datos se extienda a todas las formas de violencia de género recogidas en el convenio; mantener y desarrollar esfuerzos para involucrar a la sociedad en la lucha contra esta lacra; o aumentar sus esfuerzos proporcionando información a todas las víctimas de violencia contra la mujer.

Adoptar un enfoque coordinado y amplio en la prestación de servicios médicos y forenses; proporcionar o coordinar servicios de apoyo especializados para mujeres desde un enfoque de género en todas las comunidades autónomas; acelerar la ampliación del alcance de la línea nacional; tener un número suficiente de centros que deriven a las víctimas en situaciones de violación o violencia; o proseguir con las modificaciones del Código Penal a fin de que el delito de violación tipifique la falta de consentimiento, son otras de las recomendaciones del GREVIO.