El Congreso da luz verde a la ley del ‘solo sí es sí’ con el rechazo de PP y Vox

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ante el Pleno de la Cámara. (Foto: Congreso)

El Pleno del Congreso ha dado luz verde a la Ley Orgánica de Garantías de la Libertad Sexual gracias al apoyo de todos los grupos parlamentarios, a excepción de PP y Vox que han decidido votar en contra y la CUP que se ha abstenido. El texto pasa así a una nueva fase de tramitación en el Senado.

Esta norma, impulsada por el Ministerio de Igualdad, recoge una nueva definición de consentimiento que señala que “solo se entenderá que hay consentimiento cuando se haya manifestado libremente mediante actos que, en atención a las circunstancias del caso, expresen de manera clara la voluntad de la persona”.

Además, con esta norma en vigor se aunará en un solo tipo penal lo que antes se dividía en dos para distinguir el abuso (sin violencia o resistencia de la víctima) de la violación.

La norma también desarrolla medidas procesales de acompañamiento a las víctimas, incluyendo la posibilidad de evitar contacto visual con el presunto agresor o de declarar en salas especiales. Del mismo modo, este texto incluye la creación de centros de crisis 24 horas, para atender a víctimas de violencia sexual mayores de 16 años, o las casas de infancia para los menores de esa edad, recoge Europa Press.

El proyecto de ley se ha aprobado, también, con el acuerdo alcanzado este miércoles por los dos partidos en el Gobierno con ERC, PNV y EH Bildu, por el que se obligará a los agresores sexuales menores a pasar por unos cursos de educación y formación en igualdad y violencia machista.

Lo que sí ha quedado fuera de la norma, después del paso de esta por la Comisión de Igualdad del Congreso, es la recuperación de la tercería locativa, así como otras medidas relacionadas con la lucha contra la trata con fines de explotación sexual.

Aunque Igualdad incluyó este tema en el borrador de la ley y el PSOE buscó endurecer aún más las medidas con enmiendas al texto, finalmente se han retirado las cuestiones referentes a este tema por falta de acuerdo. Formaciones como PNV, ERC, Eh Bildu o Ciudadanos abogaron porque se tratara en una ley específica y advirtieron de que no apoyarían el texto si se incluían estas iniciativas.

Al acuerdo alcanzado en este tema se ha referido la ministra de Igualdad, Irene Montero, que ha intervenido al final del debate para agradecer a los diputados que han formado parte de la negociación de la norma. En este sentido ha apuntado que, aunque ha habido “debates difíciles” se ha trabajado “de forma constructiva” para alcanzar “pactos más amplios” y ha destacado que son los “avances feministas” los que “más consensos consiguen en esta cámara”.

Del mismo modo, ha reprochado a la “derecha y extrema derecha” su actitud y el “ruido reaccionario” hacia este texto. “Hacen mucho ruido, pero hemos demostrado que las feministas somos más”.

También ha indicado que esta norma sale adelante “a pesar de los agresores” y de la “justicia patriarcal” y, en este sentido, ha apuntado que el Estado “tiene una deuda con las madres protectoras” y que mientras el “Gobierno de coalición esté va a hacer lo posible por saldar y proteger” a estas mujeres que, a su juicio, están “defendiéndose a sí mismas y a sus hijos de la violencia de sus maltratadores”.

Hacía referencia, así, a las críticas por el indulto parcial concedido por el Ejecutivo a la presidenta de la organización Infancia Libre, María Sevilla, que también ha estado presente en el debate, en la intervención de Vox y UPN.

PP y Vox en contra

Los únicos grupos que han votado en contra de esta ley han sido PP y Vox. La portavoz de los ‘populares’ en este debate, Marta González, ha lamentado que no se incluya en ella la prostitución y ha explicado que esta no es “la ley que gustaría” al PP por su exposición de motivos que, según ha indicado, “parece una soflama electoral de Podemos”; porque “pone en riesgo la presunción de inocencia sobre la que se sustenta el derecho penal” español; y porque “no libera a la víctima de la revictimización”, entre otros motivos.

Finalmente, la representante de Vox ha lamentado que la ley atente contra un “derecho fundamental como la presunción de inocencia” y que “fuerce al sistema a creer a la mujer sin pruebas”, permitiéndole que “se vengue o destroce la vida de un inocente”.

Del mismo modo, ha criticado que se ponga el foco en el piropo y ha asegurado que le “da pena no escuchar algunas cosas por la calle”. “Nos van a hacer perder esa admiración e ingenio popular”, ha concluido.