El cine Artistic Metropol de Madrid ofrece sus entradas a mil pesetas

Cine Artistic Metropol
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El cine Artistic Metropol, una sala de cine independiente vecina al barrio de Embajadores, ha puesto en marcha una iniciativa por la que ofrece sus entradas de lunes a jueves a mil pesetas, o sus bonos de cinco películas a cinco mil pesetas.

Se trata de una alternativa para aquellos que todavía tienen pesetas en casa y prefieran cambiarlas por entradas de cine en lugar de ir al Banco de España a canjearlas por euros, una operación que se podrá realizar hasta el 30 de junio de 2021.

Después de 20 años de la puesta en circulación del euro en España, el Banco de España estimó, a finales de septiembre del año pasado, que los españoles aún atesoraban un total de 1.599 millones de euros en monedas y billetes de pesetas.

La venta de entradas a pesetas se realizará a partir de este viernes y hasta el 32 de marzo de 2021, compaginándola con el pago con euros y con tarjeta.

Además, el cine ofrece la opción de comprar con pesetas entradas sin fecha de caducidad, para poder acudir a ver una película cuando quieran.

El responsable de la sala, Ángel Mora, ha reconocido, en declaraciones a Europa Press, que se trata de una idea «nostálgica» acorde con el carácter «vintage» de la sala.

«Nosotros llevamos 8 años de vida pero desde que abrimos en el 2012 hemos apostado por los viejos usos: el cine club, el cine fórum, programas dobles, programa corto más largo, independiente, clásicos al piano», ha detallado, para señalar que desde su concepción el Artistic Metropol tenía un espíritu «setentero-ochentero».

Por ello, dada la cercanía de la caducidad de la peseta y teniendo en cuenta la crisis económica derivada de la crisis sanitaria, han pensado que podría ser una buena idea aceptar las pesetas que a partir del 30 de junio no se van a poder utilizar y permitir «cambiar las pesetas por cultura».

Mora ha señalado que a causa del Covid-19 el público «ha bajado en picado», a pesar de que las salas de cine son «de los entornos más seguros que hay hoy en día», y «no se conoce ningún caso» vinculado a ninguna sala de cine, como tampoco de teatro o de música.