El BCE convoca de urgencia a su consejo de gobierno ante la escalada de las primas de riesgo

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, y el vicepresidente, Luis de Guindos

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, y el vicepresidente, Luis de Guindos

El Banco Central Europeo (BCE) ha convocado de forma extraordinaria a su consejo de gobierno este miércoles. Esta reunión se produce tras las subidas de las primas de riesgo de las economías consideradas más débiles de la zona del euro. El mercado especula con que la autoridad monetaria adopte medidas para frenar el aumento de los costes de financiación de estos países. De hecho, esta mañana el riesgo país de España, Italia, Portugal y Grecia registra fuertes caídas.

La medida, que se produce menos de una semana después de la última votación del consejo de gobierno para la fijación de los tipos, ha aumentado las expectativas de los inversores de que el organismo se está preparando para anunciar un instrumento de política para evitar otra crisis de la deuda en la región.

En este sentido, Isabel Schnabel, miembro del consejo de gobierno del banco central, aseguró ayer que el BCE «no tiene límites» en su defensa del euro y enfatizó su voluntad de lanzar un nuevo instrumento para contrarrestar cualquier aumento «desordenado» en los costos de endeudamiento de las economías más débiles de la eurozona.

Los bonos del Estado italiano suben de precio tras conocerse la noticia de la reunión prevista, revirtiendo parte de la reciente venta que, según los analistas, llevó los costes de endeudamiento del país a la «zona de peligro».  Mientras, el bono de referencia de España pierde el umbral del 3% que alcanzó ayer -sus máximos de 8 años- ante las mayores perspectivas de subidas de tipos y de deterioro económico. La prima de riesgo española cae por debajo de los 130 puntos, ligeramente por debajo de la de Portugal, que se encuentra en 126,2 puntos.

El jueves pasado, el BCE decepcionó a los inversores con la falta de detalles sobre cuándo o cómo intervendría en los mercados de deuda pública para hacer frente a la llamada fragmentación financiera, que ha elevado los costes de los préstamos para los países vulnerables del sur de Europa más que para sus vecinos del norte.

Una mayor fragmentación de los costes de endeudamiento de los Estados miembros marcaría el regreso a los días anteriores a que el BCE comenzara a comprar bonos en 2014, un momento en el que la amenaza de una crisis de deuda en las economías más débiles corría el riesgo de desencadenar una ruptura de la zona monetaria.

Esta reunión extraordinaria del BCE se produce horas antes de la decisión de política monetaria de la Reserva Federal. El mercado espera que el banco central estadounidense suba los tipos de interés 0,75 puntos.