El BCE abre la puerta a nuevos estímulos en diciembre

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, y el vicepresidente, Luis de Guindos
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha mantenido sin cambios hoy tanto los tipos de interés como sus programas de compras de bonos, pero ha abierto la puerta a actuar en diciembre con nuevos estímulos dependiendo de cómo evolucione la situación económica en el Viejo Continente por la evolución de la pandemia.

En el entorno actual de riesgos “claramente inclinado a la baja”, la institución que preside Christine Lagarde promete evaluar “cuidadosamente” la información entrante en las próximas semanas, incluyendo la evolución de la pandemia, la perspectiva de una vacuna contra la covid-19 y la evolución del tipo de cambio. Asimismo, “la nueva ronda de proyecciones macroeconómicas elaboradas por los expertos del Eurosistema en diciembre permitirá una reevaluación exhaustiva de las perspectivas económicas y el equilibrio de riesgos”.

Sobre esta base, “el Consejo de Gobierno recalibrará sus instrumentos, según proceda, para responder a la situación actual y garantizar que las condiciones de financiación sigan siendo favorables para apoyar la recuperación económica y contrarrestar el impacto negativo de la pandemia en la inflación proyectada”. “Esto fomentará la convergencia de la inflación hacia su objetivo de manera sostenida, en línea con su apuesta por la simetría”, señala la institución en un comunicado.

Por el momento, la actual batería de medidas sigue sin cambios, así como los actuales niveles de tipos de interés. Así, ha mantenido los tipos de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación en el 0%, mientras que la tasa de facilidad de depósito continuará en el -0,50% y la de facilidad de préstamo en el 0,25%. El BCE estima que el precio del dinero se mantendrá en sus “niveles actuales o más bajos” hasta que considere que los pronósticos de inflación «convergen robustamente» con un nivel lo suficientemente cerca, pero por debajo, del 2%.

También se mantiene por ahora el ritmo y volumen de compra de activos. Así, el BCE seguirá adelante con las compras flexibles bajo su programa de compra de activos contra la pandemia (PEPP), cuyo volumen total alcanza los 1,35 billones de euros. Sus compras netas se realizarán hasta junio de 2021 y las reinversiones de la deuda que venza se producirán hasta finales de 2022. Además, el instituto emisor seguirá comprando 20.000 millones netos al mes bajo su programa tradicional de compra de activos (APP, por sus siglas en inglés). Hasta final de año, dispone de un paquete de compras adicional de 120.000 millones para distribuir en los meses en que considere más adecuado.

El BCE ha recalcado de nuevo, como en otras ocasiones, que seguirá comprando activos a este ritmo hasta poco después de que empiece a subir los tipos. Las reinversiones, en cambio, se mantendrán durante un periodo de tiempo «extendido» una vez que comience a elevar el precio del dinero.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA