El Ayuntamiento sigue sin dotar de integradores sociales al Centro La Rosa para personas sin hogar

Persona sin hogar banco

Persona sin hogar / Jaime Pozas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Centro Abierto La Rosa para personas sin hogar reclama al Ayuntamiento de Madrid que reconozca la a los Auxiliares de Servicios Sociales del lugar como Técnicos Superiores en Integración Social, ya que, según los trabajadores, los ocho auxiliares del centro están desempeñando labores fuera de su categoría. Por ello, han remitido al Área de Gobierno de Familias, Igualdad y Bienestar Social un documento preguntarles por esta actitud, a lo que no han obtenido respuesta. Preguntado por esta cuestión, el Ayuntamiento de Madrid no ha hecho declaraciones antes de la publicación de esta noticia.

“La modernización y profesionalización de la red de Atención a Personas sin Hogar sigue sin llegar a Madrid”, explican en un comunicado los empleados del centro La Rosa. “Los auxiliares son el grueso de nuestra plantilla y los encargados de que todo funcione, asumen tareas y funciones que no les pertenecen, pero esto no durará para siempre”, añaden. Ante la falta de técnicos denuncian que muchas áreas de trabajo se quedan sin cubrir por la sobrecarga que experimentan todos los trabajadores.

Uno de los proyectos que se queda sin cubrir por la falta de técnicos es la intervención con la población del barrio donde se encuentra el centro. “Estamos en Príncipe Pío y justo al lado tenemos el albergue de San Isidro, entonces en total atendemos a 500 personas”, relata el delegado por CCOO en el Centro La Rosa, Daniel Reyes: “Todo el trabajo que tendríamos hacer en relación con el impacto vecinal se queda en el papel. Por ello, la licitación del ayuntamiento es mentira, porque pide que se preste un servicio que sabe de antemano que no se va a dar”.

Para Reyes es importante la existencia de técnicos en los centros porque mejora la atención que se da a los usuarios de la red. “Si una persona viene diciendo que se quiere duchar, el auxiliar le da jabón y una toalla. En cambio, un técnico planifica la atención socioeducativa para trabajar la higiene con esa persona”, detalla.

Además, el paso de la categoría de Auxiliares de Servicios Sociales a Técnicos Superiores en Integración Social iría acompañada de mejores salariales para los trabajadores. “En servicios sociales los sueldos suelen ser precarios. Los auxiliares cobran 1.000 al mes y se les sumaría 2.500 más al año”, establece Reyes. A esto se suma que actualmente desarrollan las labores de un técnico sin que esto este reconocido en su currículum.

“Si no reconoces las funciones que se hacen, llega un momento en que la gente se cansa de ejércelas. Ahora las asumimos por humanidad, pero no se queremos tener responsabilidades de una categoría superior a la nuestra de forma indefinida”, concluye el delegado por Comisiones Obreras del Centro La Rosa.

 

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA