El Ayuntamiento de Madrid facilitará el pago del IBI a las familias más desfavorecidas

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

“Ayudar a aquellas familias en situación económica precaria y facilitarles el pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) de su vivienda”. Este es el objetivo que se ha marcado el Ayuntamiento de Madrid. Y para ello, el Consistorio que dirige Manuela Carmena ha anunciado la convocatoria de unas ayudas sociales dirigidas a los madrileños con “escasos recursos económicos” para poder hacer frente al IBI.

El Área de Gobierno de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, a través de la Dirección de Familia e Infancia, ha publicado la concesión de esta convocatoria para facilitar el pago del impuesto municipal. Un anuncio que viene acompañado de un presupuesto inicial de un millón de euros. Sin embargo, según ha recalcado el Ayuntamiento de Madrid, se podrá ampliarse “en función de las solicitudes recibidas”.

Los vecinos que entran dentro de los solicitantes deberán, como ha apuntado el Consistorio, “ser titulares catastrales de su vivienda habitual con un valor catastral igual o inferior a 17.000 euros”. Aun así, si dicho indicador está comprendido “entre 17.000 y 40.0000 euros”, los ingresos máximos del hogar nunca podrán “superar los 12.000 euros si están empadronadas una o dos personas”; si el umbral se situará en los “16.719 euros si son tres o cuatro personas las empadronadas en la vivienda o 20.000 euros si hay más de cuatro habitantes”.

“En caso de haber algún integrante de la unidad de convivencia con un grado de discapacidad igual o superior al 33%, los ingresos anuales máximos se incrementarán un 10%. Los beneficiarios de estas ayudas no podrán haber sido titulares catastrales durante el año anterior de ningún derecho de propiedad, usufructo, superficie o concesión administrativa sobre otro inmueble ubicado en el término municipal”, ha indicado el Ayuntamiento de Madrid.

Según los cálculos del Ejecutivo municipal, se ha estimado que cerca de 38.000 titulares de viviendas con un valor catastral inferior a 40.000 euros “podrían beneficiarse de esta ayuda”. No obstante, el Ayuntamiento ha incidido que, “en ningún caso”, este empuje “superará la cuota de pago del IBI abonada el año anterior, siendo como máximo 120 euros”.