El acuerdo entre Gobierno y agentes sociales sobre las pensiones estará cerrado “en días”

José Luis Escrivá. Autor: Alberto Ortega - Europa Press

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ministro de Inclusión, seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha confirmado hoy que el Gobierno está “muy cerca” de poder cerrar un acuerdo con empresarios y sindicatos sobre la reforma de las pensiones. Esta reforma modificará el marco de la jubilación anticipada, pero sin elevar la edad de jubilación, y generará “certidumbre” de que las prestaciones estén ligadas al IPC.

En una entrevista al programa ‘Els Matins’ de TV3, el ministro ha pedido ser “muy cuidadosos en este momento”, pero ha confiado en que el acuerdo con los agentes sociales puede ser cuestión “de días”. “Hemos ido progresando, tenemos un acuerdo programático de los elementos y en este momento lo que estamos intercambiando con agentes sociales es el texto legal”, ha explicado Escrivá, que ha añadido que empresarios y sindicatos “quieren ver cómo se va a plasmar eso en términos de articulado de cambios en la ley general de la Seguridad Social”. No obstante, “por los intercambios que veo de borradores percibo que estamos muy cerca del final”.

El titular de Inclusión ha señalado que el “elemento central” del acuerdo es poner en marcha “un mecanismo reglado, indefinido, que genere certidumbre a todos los pensionistas de que sus pensiones en todo momento se van a revalorizar con el IPC y van a mantener el poder adquisitivo”.

Edad de jubilación

También se reformará el marco de jubilación anticipada voluntaria y de jubilación demorada “para propiciar que la edad efectiva de jubilación se aproxime a la edad ordinaria”. No obstante, no se realizará cambiando la edad legal de la jubilación, sino a base de incentivos. “Creemos  que hay margen a través del esquema de incentivos de desincentivar más la anticipada y propiciar más jubilaciones demoradas”, ha reflexionado. Este cambio lleva aparejado “modificar la disposición adicional décima del estatuto de los trabajadores”, que actualmente permite obligar a un trabajador a jubilarse antes.

Escrivá ha negado que esta reforma esté pensada especialmente para los bancos, inmersos actualmente en un proceso de ajuste de plantillas significativo. “Lo que hace la banca y las grandes empresas lo llamamos prejubilaciones, pero es una cosa distinta”, ha explicado.

Escrivá niega un recorte de las pensiones

Asimismo, preguntado sobre la posibilidad de alargar los años cotizados para poder cobrar la pensión completa, el ministro se ha escudado en que las recomendaciones del Pacto de Toledo “nos están diciendo que tenemos que analizar las nuevas realidades del mercado de trabajo”. “Hasta ahora se pensaba en una vida laboral lineal, donde uno va mejorando progresivamente sus ingresos y sus últimos 15 años son los mejores”. Sin embargo, “estamos comprobando que hay muchas personas, incluso un 30% de las personas que hemos evaluado, cuyos últimos diez años de cotización no son los mejores, hay muchas cosas que hacer ahí”.

En ese sentido, “un parámetro es el periodo de cómputo, otro es cómo tratar las lagunas y un tercer elemento es la posibilidad de que alguien excluya sus peores años”. Estos elementos se combinarán aunque la reforma “no tiene ningún afán recaudatorio ni de recorte de pensiones, lo que queremos es hacer el sistema más justo”. “No solamente mirar la pensión media, sino toda la distribución”, ha prometido.