EH Bildu y ERC llevan al Congreso su defensa de un referéndum en el Sáhara

Gabriel Rufián y Mertxe Aizpurua, portavoces de ERC y EH Bildu, respectivamente. (Foto: EH Bildu)

Las críticas por la decisión del Gobierno de modificar unilateralmente su posición en relación con el conflicto del Sáhara Occidental continúan. Al rapapolvo que los grupos de la oposición al ministro José Manuel Albares en su comparecencia ayer en el Congreso se une ahora una iniciativa de EH Bildu y ERC para pedir un referéndum en el Sáhara “que obligará al PSOE a retratarse”.

Ambas formaciones creen que la nueva posición del Gobierno “supone de facto apoyar la vía propuesta por Marruecos”, abandonando la base de una solución política que sea mutuamente aceptable, tal y como recogen las resoluciones de la ONU. Así lo afirman en un comunicado en el que estos dos partidos denuncian, además, que la decisión ha sido adoptada de manera unilateral y sin contar con nadie. “Esta decisión ha sido tomada sin haberla consultado ni compartido con ninguno de los grupos políticos del Congreso y contraviniendo el consenso mayoritario de la Cámara”, afirman.

Asimismo, alertan de que puede desencadenar consecuencias diplomáticas con el propio Sahara Occidental, Argelia y Marruecos. Los grupos soberanistas creen que una decisión de tal calado político “no puede ser adoptada de espaldas a la voluntad mayoritaria del Congreso” y sin la transparencia esperable en decisiones de tal trascendencia política y social. “Tampoco se deben olvidar las posibles consecuencias en el ámbito económico y energético que esta decisión podría acarrear”, apuntan.

EH Bildu y ERC abogan por una solución dialogada para desencallar el conflicto y se reafirman en su apoyo al derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.

“La vía política de resolución del conflicto entre el Sahara Occidental y el reino de Marruecos basado en las diversas resoluciones de la ONU que abogan por una solución dialogada y satisfactoria para las partes impulsada por la MINURSO, cuenta a día de hoy con el aval de las instituciones internacionales y europeas, así como de la mayoría social y política representada en esta Cámara”, destacan.