EEUU vs Europa, ¿quién actúa realmente con más contundencia contra el cambio climático?

Cambio climático
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El cambio climático no es solo una amenaza etérea de la que preocuparse en un futuro sin concretar, sino que en cierto sentido se puede considerar que ya está teniendo un impacto en las vidas, y en los bolsillos, de los ciudadanos. En ese sentido, un análisis de DWS muestra que las pérdidas ocasionadas por catástrofes naturales en EEUU triplican a las sufridas en Europa, lo que ha llevado a los gobiernos regionales y locales estadounidenses a estar más concienciados en controlar las emisiones.

“Las condiciones meteorológicas llevan tiempo empeorando al otro lado del Atlántico”, señalan los analistas de DWS, la gestora de Deutsche Bank, en una nota. “Como resultado, EEUU es el país desarrollado que incurre en más pérdidas financieras ligadas a fenómenos meteorológicos extremos”.

Según datos de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA), entre 1980 y 2019 el país sufrió 263 catástrofes naturales, con un coste total de 1,77 billones de dólares. Eso “es más del triple de la cifra europea”, señalan los expertos, que se hacen eco de las estimaciones de la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA): 480.000 millones de dólares de pérdidas en la Unión Europea (UE) entre 1980 y 2017, último año para el que se dispone de datos.

Para los analistas, “esto podría explicar por qué la adopción de medidas a nivel local está mucho más generalizada en EEUU que en Europa, en términos de porcentaje de población”. Un nuevo informe de NewClimate Institute revela que, en EEUU, 27 regiones y 121 ciudades se han comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta alcanzar la neutralidad. “Hablamos de más de 222 millones de personas, o el 60% de la población, y de casi la mitad de los estados estadounidenses, incluidos California, Luisiana y Nueva York”, recuerdan los expertos.

En comparación, “los compromisos equivalentes asumidos por las autoridades regionales o municipales europeas abarcan a 162 millones de personas, o el 36% de la población total de la UE”.

No obstante, DWS recuerda que “mientras que la UE en su conjunto se ha comprometido a ser neutra en carbono en 2050, la intención de la administración Trump de abandonar el Acuerdo de París”. Eso “también explicaría que cada vez más gobiernos municipales y regionales, así como empresas e instituciones financieras, estén adoptando objetivos de emisiones neutras”.

“Un aspecto en el que EEUU y Europa sí coinciden es en la preocupación que muestran sus ciudadanos con respecto al cambio climático y las medidas necesarias”, señala el equipo de análisis del banco alemán, se hace eco de una encuesta s de Ipsos-MORI realizada en abril de este año, según la cual un 57% de los estadounidenses y de los alemanes afirma que sus respectivos gobiernos deberían darle prioridad al cambio climático en sus respuestas ante la covid-19.

Asimismo, “la investigación demuestra que la mejor forma de estimular la creación de empleo es que los gobiernos potencien la sostenibilidad medioambiental. Las subvenciones a las energías renovables y las medidas de eficiencia energética crean tres veces más puestos de trabajo por cada dólar invertido que los subsidios a los combustibles fósiles. Y este no es el único ejemplo de que las buenas políticas climáticas no solo no son un obstáculo, sino que pueden ser la solución a muchos problemas”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA