La banca achaca sus problemas de financiación a la crisis de la deuda española

Los mercados de financiación continúan cerrados y el sector financiero español tiene graves dificultades para financiarse a pesar de todos los esfuerzos de saneamiento de las entidades. Por ello, cada vez es mayor la certeza dentro de la banca de que hasta que no se solucione la crisis de la deuda soberana española no habrá acceso a la financiación.

Fuentes del sector han señalado a EL BOLETÍN que la solución para los mercados “no pasa sólo, como al principio de la crisis, por el saneamiento de las entidades” para recuperar la confianza de los mercados, sino que “es necesario dar una solución a la crisis de deuda soberana”.

La razón es que entidades como las austríacas o las holandesas, que en muchos casos han tenido que recibir cuantiosas ayudas públicas, sí tienen acceso a los mercados mayoristas gracias a que sus países de origen mantienen la tan preciada ‘Triple A’ y sus primas de riesgo están contenidas. En España, mientras, la prima de riesgo continúa disparada por encima de los 350 puntos básicos, un sobrecoste inadmisible tanto para el Tesoro como para el sector empresarial.

Sin embargo, esta situación no es nueva, sino que ha sido una constante desde que se inició la crisis, por lo que la banca ha ido adoptando diferentes estrategias para ir capeando la tormenta. Entre ellas, han reestructurado sus balances para ser menos dependientes del mercado mayorista; acuden a las instituciones de ‘clearing’ que se han puesto en marcha y, sobre todo, apelan a la liquidez barata del BCE.

En ese sentido, las recientes medidas adoptadas por la institución que preside Mario Draghi, alargando los plazos de sus préstamos y ampliando el abanico de ‘colaterales’ se espera que supongan un gran alivio en términos de liquidez de cara al futuro.

Apelación al BCE

El cierre de los mercados de financiación mayorista ha obligado a la banca española ha pedir la mayor cantidad de dinero al BCE desde hace algo más de un año. En noviembre, las peticiones subieron un 29%, hasta los 97.970 millones de euros, la cifra más alta desde septiembre de 2010, cuando se solicitaron 102.782 millones, según los datos publicados por el Banco de España.

En el mes de octubre, los bancos españoles habían pedido a la institución entonces presidida por Jean Claude Trichet 76.048 millones de euros. La deuda del conjunto del eurosistema con el BCE superó ligeramente en noviembre los 373.000 millones, lo que significa que la banca española se ha quedado con el 26% del total.

El BCE celebrará la semana que viene la primera subasta de la historia a un plazo de tres años, frente a los cortos plazos de hasta ahora, por lo que se espera que las entidades europeas acudan en masa para cubrir los abultados vencimientos de deuda de los próximos ejercicios.

El conjunto de las entidades financieras europeas ha ido reduciendo en el último año y medio su dependencia del organismo, y tras superar los 500.000 millones de euros solicitados en mayo de 2010, han logrado reducir esta cifra en cerca del 30%.