Rato quiere colocar los activos dañados de Bankia en el ‘banco malo’ de Rajoy

La creación de un ‘banco malo’ será la primera medida estrella que aprobará el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy, y las entidades comienzan a mover ficha para adaptarse al nuevo escenario. En esa línea, Bankia decidió ayer crear una única sociedad inmobiliaria que agrupe las compañías heredadas de las siete cajas fundadoras del grupo que preside Rodrigo Rato.

Según han confirmado fuentes del sector a EL BOLETÍN, con este movimiento se pretende ahorrar costes y potenciar las sinergias entre las diferentes compañías. Aún se desconoce la identidad del ejecutivo que se hará cargo de la nueva sociedad inmobiliaria, aunque se da por descontado que la gestión quedará en manos de profesionales del sector del ladrillo.

Los activos inmobiliarios y el suelo de Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia, se mantienen completamente ajenos a esta nueva compañía inmobiliaria. Bankia es el banco cotizado resultante de la fusión de Caja Madrid, Bancaja, Caja Insular de Canarias, Caixa Laietana, Caja Rioja, Caja de Ávila y Caja Segovia. Tras su salida a Bolsa el pasado mes de julio, BFA se mantiene como principal accionista, con un 51% de su capital.

Para facilitar la salida a Bolsa de Bankia, BFA se quedó con los activos más problemáticos para la venta, especialmente suelo, aunque también con las jugosas participaciones en empresas como Mapfre. La matriz controla asimismo un 38% de Banco de Valencia, intervenido por el Banco de España, y que podría causar un agujero al grupo de más de 300 millones de euros.

Con el horizonte del ‘banco malo’ de Rajoy se conoció ayer también que el grupo ha llegado a un acuerdo con el Valencia C.F. por el cual el equipo de fútbol de la capital del Turia cede el solar de su actual estadio, Mestalla (73.000 metros cuadrados de suelo residencial), y a cambio el banco le perdona una deuda de 225 millones de euros.

Bankia ofrece además un nuevo préstamo al Valencia, de unos 110 millones de euros, que permitirán al club reiniciar las obras de su nuevo campo, paralizadas desde hace tres años. Con este acuerdo, la deuda del Valencia queda en unos 150 millones de euros.

El banco que preside Rodrigo Rato sigue los pasos de Novagalicia. El banco nacionalizado por el Banco de España anunció en noviembre la creación de un ‘banco malo’, la Unidad de Gestión de Activos Singulares (UGAS), que estará dirigida por Francisco Zamorano, director de Riesgos en Novacaixagalicia, y cuyo objetivo es “dar salida a activos no estratégicos”, que hasta ahora estaban “dispersos”.