Renovables

Florentino Pérez culpa al ministro Soria de la falta de compradores para las renovables de ACS

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y ACS

Las prometidas desinversiones de ACS en renovables siguen en punto muerto para sospecha de la CNMV. Sin embargo, Florentino Pérez no duda en responsabilizar al Gobierno de sus extensos retrasos. Florentino Pérez lo tiene claro a la hora de buscar responsables a la falta de avances en sus prometidas desinversiones en renovables. El ministro Soria y su inacabada reforma energética son, según una nota explicativa de las cuentas de 2012 recién remitida por ACS al supervisor bursátil, la causa de que el proceso dilate ya por más de tres años.

En una extensa misiva fechada este mismo martes 14 de enero, ACS explica que «a partir de junio de 2012 comienza un periodo de sucesivos cambios regulatorios e incertidumbre que han supuesto retrasos, fuera del control de la entidad» en su plan de desinversión. Un motivo que considera suficiente para haber prolongado por más de un año la clasificación de sus activos renovables como pendientes de venta, contrariamente a lo que recomiendan las vigentes normas contables internacionales.

Además, la constructora presidida por Florentino Pérez defiende su criterio al comentar que «los activos siguen comercializándose de forma activa a un precio razonable» y con «alta probabilidad» de que la venta se cierre en menos de un año. Sin embargo, un año y unos meses más tarde del periodo al que se refiere el informe, la compañía sigue sin haber encontrado nuevo dueño para sus renovables que, por seguir pendientes de venta, no lastran los balances financieros del grupo ACS con sus abultadas y crecientes partidas de deuda.

Los cambios introducidos por el ministro de Energía, José Manuel Soria, en la recta final del pasado 2013, la constructora se ve incapaz de «estimar de forma fiable» el impacto que esta regulación tendrá en sus cuentas y en el valor de sus activos en venta. Lo que sí se atreve ya a adelantar es que «determinados procesos de desinversión se han visto ralentizados hasta que se clarifique el marco normativo aplicable». Razón por la cual ya aprovecha para adelantar a la CNMV que no hará cuentas sobre este nuevo escenario en sus próximos resultados trimestrales y que volverá a considerar los activos como pendientes de venta, amparándose en la concurrencia de circunstancias «improbables» un año más.

Ya a comienzos del año 2011, las dificultades que comenzaban a atravesar las energías renovables en España llevaron a la compañía de Florentino Pérez a plantearse una desinversión en bloques y renunciar al deseo de vender conjuntamente todo su negocio energético. Tres años después, aunque en referencia a las cifras de cierre de 2012 ahora explicadas, 528 megavatios de energía eólica y otros 250 megavatios de termosolar siguen a la espera de nuevo dueño en territorio nacional. Amén de 265 más en otros parques internacionales y 13,5 megavatios de fotovoltaica en suelo portugués. Sobre estos últimos, ACS no duda en apuntar también a «la situación» financiera que atraviesa el país vecino para justificar la tardanza de la venta.

Mientras los compradores no llegan, ACS explica al supervisor del mercado que a cierre del ejercicio 2012 tenía puestos a la venta activos de energías renovables por un valor total de 3.026,88 millones de euros. Un paquete que, según un nutrido número de analistas, lleva asociada una abultada partida de deuda que un año tras otro ‘desaparece’ de las cuentas del grupo constructor recurriendo a la ingeniería financiera que ha tenido que justificar por propia solicitud de la CNMV.

El capítulo de las renovables es sólo uno de los 11 por los que se interesa la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Tal y como reconoce la misiva recogida en las páginas del organismo supervisor, éste solicitó a ACS el pasado 5 de diciembre que explicase los capítulos menos claros de sus cuentas de 2012. La respuesta, sin embargo, se hizo esperar más de un mes y la solución definitiva, según la compañía, pasa por que Soria remate su inconclusa reforma energética.

Más información