Oliu asegura que el beneficio por acción del Sabadell volverá a crecer en 2013

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Banco Sabadell cerró las cuentas del ejercicio 2012 con un descenso de casi el 65% en su beneficio neto atribuido que fue de 81,9 millones de euros. La caída fue originada por las amplias dotaciones para insolvencias destinadas (2.540 millones), un 142% más que el ejercicio anterior.

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, considera que 2012 ha sido el peor ejercicio en este ciclo de crisis y que, a partir de 2013, el Sabadell vivirá un punto de inflexión. Así como el objetivo del pasado ejercicio fue la generación de liquidez mediante el crecimiento de las operaciones comerciales (+15.452 millones de euros), en 2013 lo prioritario será la gestión del margen para “aumentar la rentabilidad y el beneficio por acción”.

En su cuenta de resultados destaca el crecimiento en la captación de clientes, a un ritmo de 8.000 nuevos clientes por semana, cerró 2012 con 5,5 millones de clientes de los cuales 411.811 eran nuevos. Según explicó el consejero delegado de la entidad, Jaime Guardiola, la mitad de ellos procedieron de las entidades financieras con problemas. Las expectativas para 2013 es superar de largo los seis millones de clientes con una aportación neta superior al medio millón.

La adquisición de la CAM comportó para el Sabadell un aumento sustancial de su morosidad que se situó, a cierre del pasado año, en el 9,33%, frente al 11,38% del sistema financiero español. Su ratio de core capital se situó en el 10,4% cifra similar a la de un año antes.

Expansión Internacional

En relación con el desarrollo del negocio en el exterior, Oliu señaló que la entidad ya tiene un tamaño suficiente en el mercado local como planteárselo como un objetivo central y que, el próximo plan estratégico de la entidad 2014-2016 (el actual, denominado CREA; finaliza en diciembre de este año) lo tendrá en cuenta. Sin embargo, también es de la opinión que “hay que asignar el capital allí donde sea más rentable” y aún puede haber oportunidades interesantes de compra  en el mercado local gracias a la reestructuración bancaria

Sobre una posible independencia de Cataluña, Oliu no ha querido pronunciarse directamente. Ha preferido compartir la petición del empresariado catalán, referida hace unos días por el presidente de la patronal Foment del Treball, Joaquín Gay de Montellá, de «estabilidad y diálogo dentro del marco legal aceptado por todos». Oliu tiene claro que el banco no debe tener opinión en esos temas porque su clientela es muy diversa.