Los ‘hombres de negro’ de la troika tendrán la última palabra en la fusión de Unicaja con Caja España-Duero

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Una nueva misión conjunta de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional viajará a Madrid la próxima semana para analizar sobre el terreno la reestructuración del sector financiero y mantener contactos con las autoridades españolas, antes de la publicación del segundo análisis sobre el avance de la reestructuración bancaria.

Esta visita será clave en lo que es aún una de las grandes incógnitas que permanecen en el sector, el futuro de Caja España-Duero, que lleva más de un año negociando diferentes acuerdos para una fusión con Unicaja. Sin embargo, los tiempos se agotan y si ambas los contactos no llegan por fin a buen puerto Bruselas ya ha avisado de que aprobará el rescate de la entidad castellana con el objetivo de que sea subastada cuanto antes.

El propio comisario de Competencia y vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, ha sido claro al respecto. “Si no hay acuerdo”, aseguró, Ceiss, el banco de Caja España-Duero, será subastado posiblemente “en el mes de marzo”.

Si finalmente no hay luz verde a la fusión, que en realidad sería una absorción de Caja España-Duero por parte de Unicaja, se aplicará a rajatabla el plan aprobado por Bruselas para la nacionalización del banco, con el cierre de 260 oficinas en toda España y una reducción de plantilla de 1.500 trabajadores.

Unicaja y Caja España-Duero se vieron obligadas a abrir un nuevo proceso, después de que el acuerdo anterior, aplazado durante más de un año, quedase “sin efecto” tras aprobar Bruselas el rescate de Ceiss, el banco de la caja castellana, por valor de 604 millones de euros. A cambio de esta ayuda, la Comisión Europea exigirá una reducción del balance de la entidad del 30%.