Bankia pagará las mismas indemnizaciones para despedir a 5.000 empleados que a 50 directivos

Sucursal de bankia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las indemnizaciones de Bankia para los 5.000 empleados que abandonarán la entidad alcanzará los 300 millones de euros, según los cálculos de los sindicatos, una cifra similar a lo que cobraron los 50 directivos que han abandonado la entidad.

Las indemnizaciones que ha previsto la dirección de Bankia para los 5.000 empleados que abandonarán la entidad por el ERE alcanzará los 300 millones de euros, según los cálculos de los sindicados, que afirman que la esta cifra es similar a la que cobraron los 50 directivos que ya han abandonado la entidad.

Así lo ha señalado hoy Ángel Bartolomé, de la Asociación de Cuadros de Caja Madrid (ACCAM), durante una rueda de prensa conjunta en Madrid de los sindicatos de las entidades nacionalizadas. Bartolomé ha criticado además que estas indemnizaciones son “ridículas” si se tiene en cuenta que la entidad ha asegurado que este año espera obtener beneficios, después de ser recapitalizada y de traspasar sus activos inmobiliarios tóxicos al banco malo.

El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri prevé indemnizar a los trabajadores que dejen el grupo con 22 días por año trabajado, con un tope máximo de 14 meses. No obstante, según han apuntado los representantes de los trabajadores, en la última reunión, la dirección les ha indicado que la propuesta se podría elevar a unos 24 o 25 días por año, si bien les ha reiterado que “Bruselas les deja poco margen de maniobra”

Además, la empresa insiste también en una rebaja generalizada de salarios, de entre el 40% y el 50% y no con carácter puntual durante un plazo de tres años hasta completar los ajustes, sino indefinido.

No obstante, los sindicatos aseguran que Bruselas “en ningún momento” ha obligado a las entidades a aplicar la reforma laboral y señalan que el proceso de reestructuración financiera provocará un “oligopolio” por parte de unas pocas entidades, al tiempo que puede llegar a poner en peligro la propia viabilidad de las entidades rescatadas, ya que se cerrarán oficinas que son rentables.

Los representantes de los trabajadores han criticado asimismo la escasa voluntad de negociar que han demostrado hasta el momento las entidades nacionalizadas, con Bankia a la cabeza. En ese sentido, han señalado que las directivas tienen intención de “esperar hasta el último minuto para ponernos contra la espada y la pared” y alcanzar un acuerdo ventajoso. El día 9 de febrero vence el plazo legal para que Bankia presente su ERE.

Los principales sindicatos de banca han convocado un paro para el día 6 de febrero en Bankia, Novagalicia y Banco de Valencia, una medida insólita en el sector financiero español desde principios de los años 90. Las primeras movilizaciones se han convocado para el día 30 de enero.