Última llamada para Unicaja: El rescate de Caja España-Duero podría concretarse la próxima semana

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) aprobará el 28 de enero el desembolso del segundo tramo de la ayuda financiera europea en favor de los bancos españoles del llamado Grupo 2. En este grupo se encuentra Caja España-Duero, cuyas negociaciones para cerrar su fusión con Unicaja quedarán en agua de borrajas una vez que se concrete el rescate.

Según publica Efe, el día 28, el consejo de administración del fondo de rescate europeo permanente celebrará una conferencia telefónica donde se espera que respalde ese pago, que irá a parar a Liberbank, Caja 3, BMN y Caja España-Duero (Banco Ceiss).

La operación está ligada al cumplimiento de unas estrictas condiciones impuestas por Bruselas, que prevén que Caja3 se integre en Ibercaja y que imponen una importante reducción del balance de las otras tres entidades para el 2017.

Antes de que el Mede se pronuncie sobre el desembolso, es necesario contar con el visto bueno de los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro (Eurogrupo), que discutirán este lunes en Bruselas los avances del programa de ayuda español. El desembolso de 1.865 millones destinados al Grupo 2 de bancos se suma a los 36.968 millones que ya ha recibido España en un primer tramo.

La inyección de fondos públicos en Caja España-Duero podría suponer el punto final de las negociaciones con Unicaja, que se han prolongado durante más de un año. Ambas entidades se vieron obligadas a abrir un nuevo proceso, después de que el acuerdo anterior quedase “sin efecto” tras aprobar Bruselas el rescate de Ceiss, el banco de la caja castellana, por valor de 604 millones de euros. A cambio de esta ayuda, la Comisión Europea exigirá una reducción del balance de la entidad del 30%, así como el cierre de 260 oficinas y el recorte de 1.500 empleos en un plazo de dos años.

Una vez que se concrete el rescate, Unicaja deberá pujar por Caja España-Duero con otros posibles compradores si sigue interesada en hacerse con la entidad.