Fitch amenaza a Caja Madrid con bajarle el rating

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La agencia de calificación Fitch ha amenazado a Caja Madrid con rebajar su rating, por el alto riesgo que afronta al integrarse en un SIP con otras cajas más débiles que ella. Además, la agencia destaca que el nuevo grupo -formado por, además de la entidad madrileña, Bancaja, Caja Ávila, Caja Segovia, Caja Canarias, Caixa Laietana y Caja Rioja- mantendrá riesgos en el sector de la construcción así como una gran dependencia de la financiación mayorista.

Cédulas. Precisamente, Caja Madrid ha vuelto este mes a recurrir al mercado mayorista con emisiones de cédulas hipotecarias. Así, hoy ha culminado con éxito una emisión de 600 millones de euros con plazo de vencimiento de cuatro años a un precio de 240 puntos básicos sobre el índice de referencia, ‘midswap’.

La semana pasada colocó 1.250 millones de euros en cédulas hipotecarias con vencimiento en marzo de 2013 a un tipo de ‘midswap’ más 220 puntos básicos, el más alto en lo que va de año para una entidad española y un 25% más caro que los 175 puntos sobre el ‘midswap’ que pagó La Caixa en su emisión de 1.000 millones de euros en cédulas a tres años que realizó una semana antes.

Caja Madrid y La Caixa son las dos únicas cajas que se han lanzado a emitir deuda, mientras que el sector bancario ha estado más activo.

Banco Santander, BBVA y Banco Sabadell han colocado en el mercado en las últimas tres semanas 1.000 millones de euros cada uno. Banco Popular y Banesto, que colocaron 700 y 600 millones respectivamente, a finales de agosto, lanzaron nuevas emisiones esta semana.
El pasado lunes, el Popular anunció que iba a colocar 1.750 millones de euros de estos bonos para canjear dos emisiones antiguas, de 2005 y 2006. La oferta comenzó el 13 y finaliza el 24 de septiembre.

Por su parte, Banco Pastor colocó el miércoles 500 millones de euros a un tipo de ‘midswap’ de 230 puntos básicos.

Tras el congelamiento de los mercados mayoristas durante los meses de mayo y junio por el temor a que la crisis de la deuda soberana griega se extendiera a otros países como España, las entidades han vuelto a encontrar financiación tras la publicación de los test de estrés.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA