CaixaBank ‘hereda’ la polémica por el rascacielos de Cajasol en Sevilla

La adquisición de Banca Cívica por parte de La Caixa trae algunos regalos envenenados para la entidad catalana, más allá de los saneamientos exigidos por el Gobierno. Es el caso de la Torre Pelli de Cajasol, un rascacielos con un coste de 350 millones que ha causado una fuerte polémica con el Ayuntamiento de Sevilla.

La entidad presidida por Antonio Pulido está construyendo un rascacielos diseñado por César Pelli al sur de la Isla de la Cartuja, lo que ha provocado una amenaza de la Unesco de retirar el sello de patrimonio mundial por su impacto sobre los monumentos de la ciudad del Guadalquivir.

El alcalde de Sevilla, el popular Juan Ignacio Zoido, intentó por todos los medios parar las obras, pero éstas han seguido adelante por el empecinamiento del aún presidente de Banca Cívica, también máximo mandatario de Cajasol, Antonio Pulido.

Así las cosas, el edificio, cuya construcción se encuentra en la planta 23, ya ha superado los 97,5 metros que alcanza la Giralda (sin incluir el Giraldillo), una altura que no ha superado ninguna construcción en Sevilla. Para el mes de junio, cuando vuelve a reunirse el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, se espera que ya se haya alcanzado la planta 34.

La Unesco ha solicitado durante los últimos tres años que se detenga la construcción del rascacielos y se reformule el proyecto, pero se espera que sea más duro en la reunión de junio si antes no se ha llegado a ningún acuerdo.

Según publica El Economista, para la próxima semana está prevista una entrevista entre Zoido y Juan María Nin, consejero delegado de CaixaBank. De esta forma, el alcalde y también presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias intentará encontrar una solución, aunque la torre sigue siendo propiedad de Cajasol.

CaixaBank comprará Banca Cívica, liderada por Cajasol y Caja Navarra, en una operación de canje de acciones valorada en 976 millones de euros que no requerirá de petición alguna de ayudas públicas. Cuando la absorción se complete, la entidad resultante será en la entidad financiera líder del mercado español, con más de 340.000 millones en activos.