La Sareb se alía con diez promotoras para desarrollar más de 1.000 viviendas

Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La iniciativa se impulsa de la mano de promotoras que han sido elegidas tras competir con sus proyectos de edificación. La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha elegido un total de 19 suelos de su cartera de activos para que una decena de empresas seleccionadas con las que se ha aliado desarrollen proyectos inmobiliarios, bien en régimen de coinversión o mediante permutas. En total se desarrollarán unas 1.100 viviendas.
 
En un comunicado, el denominado ‘banco malo’ señala que este proyecto se enmarca en la estrategia que la sociedad está desarrollando “para revalorizar sus activos y desarrollar mejor su mandato de desinversión”. En este caso, la iniciativa se impulsa de la mano de empresas promotoras de implantación local o nacional, que han sido elegidas tras competir con sus proyectos de edificación, muchos de ellos con un alto valor urbanístico.
 
Los suelos elegidos son de uso residencial, y en conjunto cuentan con una superficie edificable tal que se estima que podrán albergar unas 1.100 viviendas. Los suelos que integran esta operación se encuentran en Andalucía (4), Madrid (4), Cataluña (3), Baleares (2), Aragón (2), la Comunidad Valenciana (2), Asturias (1) y Castilla y León (1).
 
Por su parte, los promotores seleccionados son Grupo Brial (con 4 desarrollos), Construcciones Amenabar (3), Grupo Bertolín (3), Inmobiliaria del Sur (1), Aldesa (1), Aelca (3), Desarrollos y construcciones Fomex (1), Atica (1), Monthisa (1), y Sequoia Desarrollos Inmobiliarios (1). Los promotores adjudicatarios fueron elegidos tras un proceso competitivo al que concurrieron 76 candidatos. El proceso de selección ha contado con el apoyo de Irea y de tres de los servicers de Sareb (Altamira, Servihabitat y Solvia).
 
La mayoría de las ofertas seleccionadas se ajustan a un modelo de coinversión, mediante el cual Sareb retiene la titularidad del activo mientras que el socio promotor aporta parte de la inversión y se responsabiliza de la construcción de la obra.
 
En otros cinco casos se ha optado por la permuta financiera para maximizar el retorno económico. Esta alternativa consiste en la compra en firme del activo por parte del socio promotor. El precio que recibe Sareb por el suelo se complementa más adelante con un porcentaje de los ingresos por la venta de las viviendas.
 
Las obras, dependiendo de las características de las mismas, podrían terminarse a partir de 2018. La sociedad que preside Jaime Echegoyen está estudiando ofertas por otros suelos que, de prosperar, ampliarían el perímetro de la iniciativa de coinversión.