El Popular critica que Europa penalice más las carteras de deuda española que las de deuda griega

El presidente de Banco Popular, Ángel Ron, se ha mostrado muy crítico con la regulación europea del sector financiero, que no ha logrado disipar las dudas que surgieron el año pasado sobre la solvencia, y que ha acabado penalizando más a las entidades con carteras de deuda española que a aquellas que habían invertido en bonos griegos.

Durante la presentación de resultados del ejercicio 2011, Ron se ha mostrado muy “crítico con aspectos de la acción regulatoria”. Entre ellos, que en los ejercicios de estrés no se tuvieran en cuenta “instrumentos equivalentes al capital de máxima calidad como son las obligaciones necesariamente convertibles de las entidades españolas o las provisiones anticíclicas”.

A la vez, a su juicio existe una enorme disparidad de criterios en cuanto al cálculo de los activos ponderados por riesgo, “que distorsiona de manera notable la percepción de solvencia de las entidades, ya que esta magnitud no se calcula de forma homogénea ni transparente”.

Ron considera asimismo que es “discutible” que la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés) exija “colchones adicionales de capital para hacer frente a las minusvalías potenciales en las carteras de deuda a pública a vencimiento” de bonos españoles, que hasta hace poco eran consideradas como “activos libres de riesgo”.

La EBA revisó las carteras de deuda de la banca europea para calcular el impacto en su solvencia de la deuda griega, pero en las pruebas de estrés salieron más penalizados los bancos españoles que los alemanes, a pesar de que estos últimos eran los que más habían invertido en bonos griegos. La explicación, que en estos casos las carteras en deuda griega se vieron compensadas por las de bonos ‘Triple A’ del Estado alemán.

Ayudas públicas en Unnim

Respecto a la reestructuración del sector financiero, Ron ha señalado que “es probable que el proceso de Unnim deba complementarse con ayudas públicas”, ya que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) “ya ha cumplido con su parte” tras tener que soportar las posibles pérdidas de la CAM, adjudicada al Banco Sabadell.

“No podemos esperar que el sector se arregle solo penalizando a las entidades sanas”, ha reflexionado Ron, que ha recordado que el FGD ha quedado prácticamente seco tras la operación de la CAM. El Popular, junto con Ibercaja, se vislumbra en el mercado como uno de los principales favoritos para hacerse con Unnim, nacionalizada el 30 de septiembre del pasado año y puesta en subasta pública por el Banco de España.

Tras la presentación de las ofertas no vinculantes para hacerse con la caja catalana, se espera que para el mes de marzo se ultime la subasta.

El presidente de Banco Popular, ha alertado además de que existe un “exceso de capacidad instalada, de entidades y de oferta” en el sector financiero español, por lo que “de poco servirá” incrementar la solvencia de los bancos o cajas “si sus modelos de negocio no son rentables”.

“Lo último que necesita el sistema financiero español es el sometimiento, a costa del contribuyente, de bancos zombies”, ha señalado Ron, para el que “es un lujo que no nos podemos permitir”.

Por ello, el presidente del Popular ha recordado al Gobierno que la reforma del sector debe tener como objetivo “crear entidades solventes, eficientes y rentables, sometidas a la disciplina de mercado, y preservando la competencia en el sistema”.

El Popular cumple las previsiones tras ganar 480 millones en 2011

Banco Popular obtuvo un beneficio neto de 479,6 millones de euros en 2011, un descenso del 18,7% respecto al año anterior, después de que la entidad que preside Ángel Ron haya destinado 1.690 millones de euros a provisiones, de los que 466 corresponden a dotaciones extraordinarias realizadas en el primer trimestre.

Desde el inicio de la crisis, Banco Popular ha llevado a cabo más de 8.000 millones euros en provisiones, “siguiendo su política de prudencia y anticipación”, según ha anunciado la entidad, que destaca que estos saneamientos otorgan al Popular “una posición privilegiada en la actual reestructuración del sector financiero”.

El banco también ha aprovechado para reforzar su solvencia, pasando de una ratio de core capital del 6,47% en 2007 a un 10,04% al cierre del año pasado, uno de los más altos del sector. En esa línea el banco ha anunciado que cumplirá con los requerimientos de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) “sin necesidad de ayudas públicas”.

El plan para alcanzar los nuevos requisitos consiste en adecuar las ONCs y otras emisiones actuales en instrumentos computables para la ratio exigida por EBA, extender la fórmula del ‘scrip dividend’ y seguir gestionando los activos ponderados por riesgo en la línea que se ha venido realizando en el último trimestre del año.

La tasa de mora continuó por debajo de la media del sector financiero, al situarse en el 5,99% frente al 7,51% del sistema financiero español en noviembre. La tasa de cobertura se situó en el 97,72%, considerando las provisiones y garantías ya ajustadas.