Los contribuyentes pagarán la mayoría de indemnizaciones por la salida a Bolsa de Bankia

Logotipo de Bankia en la Bolsa de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El FROB podría asumir hasta un 80% del coste de las reclamaciones judiciales. Las acciones del banco se disparan casi un 4%. El demoledor informe que los peritos del Banco de España entregaron al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu hizo saltar todas las alarmas del mercado sobre Bankia, por la posibilidad de que el banco se viera obligado a asumir las posibles demandas judiciales por las presuntas irregularidades en la salida a Bolsa en julio de 2011. Sin embargo, esta posibilidad parece cada vez más lejana.

El País asegura que serán los contribuyentes quienes asuman la mayoría de los costes judiciales. El plan establecido, según las fuentes que cita el diario de Prisa, es que el holding público Banco Financiero y de Ahorros (BFA), que controla el 62% de Bankia, pague la mayoría de las reclamaciones, entre el 60% y el 80% del coste. La entidad captó 3.092 millones de euros en su debut bursátil. De esta cantidad el 60% se correspondía con las inversiones de minoristas, por lo que el tope máximo del volumen de demandas no superaría los 1.900 millones.

El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri decidió suspender la semana pasada la presentación de sus resultados del ejercicio 2014 –prevista para ayer- hasta conocer el porcentaje exacto que asumirá el Estado. Esta incertidumbre provocó que las acciones de Bankia se depreciaran un 4,3% en las últimas tres sesiones. Hasta hoy. Tras conocerse la información de El País, los títulos de la entidad se disparan casi un 4% y lideran las ganancias del Ibex 35.

Los contribuyentes serán los que asuman la mayor parte del coste de las demandas, como pasó en el caso de las preferentes. En principio no sería necesario poner dinero nuevo porque BFA tendría margen para asumir la factura tras haber recibido en rescates públicos 22.424 millones de euros.

Según el informe pericial realizado por dos inspectores del Banco de España, los estados contables de BFA y Bankia incluidos en el folleto de emisión de acciones realizado en julio de 2011 no reflejaban la imagen fiel del banco, debido fundamentalmente a la necesidad de saneamientos de activos y préstamos inmobiliarios. En concreto, los peritos consideran que el banco debería haber reportado unas pérdidas de 62 millones de euros en 2010 frente a unos beneficios declarados por la entidad de 591 millones.

El informe de los peritos supuso también un duro golpe para los planes del ministro de Economía, Luis de Guindos, de realizar desinversiones en Bankia. Desde que en febrero el FROB vendió un 7,5% del banco por 1.304 millones de euros no ha vuelto a realizar ninguna operación. En principio estaba prevista una nueva venta tras los test de estrés de octubre, pero la baja valoración de las acciones desaconsejó esta operación, postergada hasta 2016.

La inyección total del Estado en Bankia, tanto con fondos propios como con los recibidos de Bruselas a través del fondo de rescate MEDE, asciende a un montante total de 22.424 millones de euros. De éstos, 4.465 millones procedieron de la mencionada primera oleada de ayudas del FROB. De los 17.959 millones europeos restantes, sólo 10.700 millones se han convertido en acciones de la cotizada a consecuencia del canje de los bonos contingentes convertibles suscritos en un principio (CoCos) y otros productos de deuda subordinada e híbrida, como las polémicas preferentes.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA