Compra de acciones, ¿el ‘bombazo’ que se reserva Draghi para impulsar la economía?

Mario Draghi, presidente del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los analistas esperan que mañana el presidente del BCE, Mario Draghi, ofrezca nuevas pistas sobre las medidas de estímulo de la institución. El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) celebrará mañana una nueva reunión de política monetaria. A pesar de que el mercado no espera sorpresas en esta cita, sí que anticipa que el presidente de la institución, Mario Draghi, dé pistas sobre las nuevas medidas de estímulo. La gran esperanza de los inversores es un quantitative easing (QE) de bonos soberanos, pero en las quinielas sube la apuesta sobre compras directas de acciones.

Recientemente, los analistas de Morgan Stanley decidieron elevar su probabilidad de QE en Europa al 50% (frente al anterior 40%), comprando bonos supranacionales y/o corporativos antes de comprar bonos soberanos. Pero junto a esta opción, aumentan sus apuestas sobre compras de renta variable, a las que otorgan una probabilidad del 30%.

Según señalan los expertos de Morgan Stanley en un informe, las compras directas de acciones tendrían un “efecto riqueza en los hogares”, aunque la inversión en renta variable de las familias europeas es menor que en EEUU, ayudaría a mejorar la confianza de los consumidores. También “ayudaría a dar una mayor estabilidad financiera” y “permitiría a las compañías fortalecer sus balances”, ya que una reducción de las primas de riesgo de la renta variable, incentivaría a las compañías a dejar de emitir deuda para recomprar acciones, aumentar capital y desincentivaría la emisión de nueva deuda.

Los expertos consideran además que a largo plazo reduciría el ‘slack’ (exceso de oferta laboral), aumentaría la inversión e impactaría positivamente en la inflación. Además, los hedge funds entrarían en Europa para aprovechar el flujo de entrada de dinero del BCE.

Según los estatutos del BCE (art 18.1 y 18.2), la institución está autorizada a operar en los mercados financieros comprando y vendiendo instrumentos cotizados en euros y otras divisas así como metales preciosos. Los cálculos de Morgan Stanley consideran que si los hombres de Draghi comprasen un 10% del volumen diario de los índices, la cifra podría ser de unos 2.600 millones de dólares al día.

Por otro lado, estos expertos reconocen que podrían surgir determinados problemas si el BCE se animase a comprar acciones. El primero es que la renta variable no vence y la institución “no podría tener esas acciones de forma indefinida”, aunque la salida de los programas de compra de bonos tampoco es fácil.

Además, supone un potencial riesgo adicional en balance y generaría sudas en lo que se refiere al gobierno corporativo en referencia a qué haría con los derechos de voto o si compraría acciones de bancos o externalizaría la gestión.

Por otro lado, el escenario principal que manejan los analistas de JP Morgan es que el BCE no va a tener que llegar a lanzar un QE soberano, y que para primavera el crecimiento, crédito, mercados, balance han mejorado lo suficiente para que no llegue a hacer falta. Según señalan estos expertos en un informe, a la espera de estos resultados, esperan que la institución profundice en las medidas ya anunciadas de liquidez barata para los bancos y compras de activos no-soberanos.

No obstante, los analistas reconocen que la posibilidad de que llegue el QE soberano existe claramente, bien porque Draghi acelere las medidas esperadas, o bien porque se salte las medidas intermedias que esperan (abaratando y agrandando el TLTRO, añadiendo a las compras bonos corporativos y supranacionales/agencias) y lance directamente el QE soberano.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA