España, el mercado que menos aporta al beneficio de BBVA por el lastre del ladrillo

Edificios en construcción
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El consejero delegado de BBVA pide hacer un «frente común» para «desterrar» los casos de corrupción en España. El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, ha defendido hoy que la caída del crédito en España se ha ido suavizando en lo que va del año, hasta situarse al cierre de septiembre en una tasa negativa del 5,6%. De continuar esta tendencia, ha destacado, la caída en el saldo total del crédito al cierre del ejercicio será del 4%.

En lo que se refiere a la calidad del crédito en España, la tasa de mora mejoró hasta situarse en un 6,2% en septiembre, con una cobertura del 44%, gracias al descenso de los créditos dudosos. Frente a la caída de la inversión, los recursos captados se impulsaron un 11,1%. El área ganó 836 millones de euros en los primeros nueve meses de 2014, un 70,2% más que en el mismo período del año pasado.

Por su parte, la actividad inmobiliaria en España continuó reduciendo la exposición neta a este sector, que acumula una disminución del 8,9% desde finales del año pasado. Entre enero y septiembre, el banco vendió 16.049 unidades (+10,2% interanual). En las cuentas acumuladas hasta septiembre, el área aminoró las pérdidas un 29,1% interanual, con unas pérdidas de 598 millones de euros.

Si se contabiliza la actividad bancaria y la inmobiliaria, BBVA ganó en España 236 millones de euros, un 8% del total del grupo teniendo en cuenta todas las geografías en las que opera. Es la que menos aporta al beneficio, según ha reconocido Cano, que no obstante ha recordado la evolución del negocio en España durante los últimos años, que viene de pérdidas debido al lastre que supone el ladrillo.

El consejero delegado se ha referido también a los casos de corrupción que han aflorado en España, sobre los que ha pedido que se haga un “frente común” para “desterrar” estas prácticas, sobre todo tras los esfuerzos de las familias para poder salir adelante. “Espera que todo lo que está ocurriendo sea el principio del fin de las malas prácticas, porque un país como España no se lo merece”, ha explicado.

En esa misma línea, ha explicado que BBVA es “muy riguroso” con el uso que hace de las tarjetas de representación, con auditorías internas, hasta el punto de que “no es infrecuente que veamos despidos por uso incorrecto de estas tarjetas aunque sea por cantidades pequeñas”.