La Inspección de Trabajo pone bajo vigilancia las ‘horas extra’ de Abanca

Sucursal de Abanca
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El departamento dependiente del Ministerio de Empleo exige al banco un registro de las reuniones vespertinas que se celebran. La Inspección de Trabajo de Pontevedra ha puesto bajo vigilancia a Abanca, la antigua Novagalicia Banco, después de que el sindicato nacionalista CIG presentase una denuncia por las “continuas reuniones comerciales fuera de las horas de trabajo y la proliferación de ‘horas extra’ ilegales” en una entidad que se encuentra en pleno proceso de ERE.

Según denuncia CIG en un comunicado, se trata de “horas no computadas, no cotizadas, no pagadas ni compensadas, fruto además de una desmedida presión comercial y de la falta de personal después de cuatro ERE consecutivos”.

Ante esta denuncia, la Inspección de Trabajo de Pontevedra ha pedido a Abanca que cumpla los siguientes puntos: en primer lugar, un registro diario de la jornada, especialmente en los días en que se celebren reuniones por la tarde, para poder verificar el cumplimiento de descanso entre jornadas.

Si se sobrepasan las nueve horas en total, entre el trabajo de la mañana y las reuniones por la tarde, se registrarán como horas extra. Además, se registrará su compensación con períodos de descanso, en su caso; y se reflejarán en los recibos de los salarios.

A efectos de verificación, de cada reunión se remitirá un escrito a la Inspección, al Comité de empresa y a los delegados sindicales: en este documento, constará el día de la reunión y la duración de la misma; la lista de asistentes; así como el lugar al que se desplazan estos asistentes y la duración previsible del desplazamiento. Este escrito se entregará en los diez días de cada reunión.

En caso de compensación con períodos de descanso de compensación también se deberá adjuntar a la Inspección de Trabajo los datos pertinentes, como el puesto de trabajo y el centro.