Dime a qué partido votas y te diré cuánto te preocupa la corrupción

Urna electoral elecciones
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Rara es la semana en la que no hay alguna novedad sobre casos como la trama Gürtel o la Púnica. Este 2018 ha arrancado con fuerza con, entre otras cosas, la confesión de Ricardo Costa sobre la financiación en ‘negro’ del PP valenciano. Aunque la corrupción y el fraude preocupan de diferente manera según el partido al que hayas votado. Así lo ha puesto de manifiesto el último barómetro del CIS, que apunta a los electores del PP como los que menos ‘importancia’ dan a esta cuestión.

Tan solo el 7% de los votantes del Partido Popular en las elecciones generales de 2016 apuntan a la corrupción como el principal problema que existe actualmente en España, frente al 29,5% de aquellos que se decantaron por la ‘papeleta’ de Unidos Podemos en los mencionados comicios. Esta cifra se reduce si tenemos en cuenta la opinión de los electores del PSOE (16,8%) y los de Ciudadanos (16,5%). Entre medias se sitúan los votantes de ERC y del PNV. El 22,2% y 21,7% de los que les votaron, respectivamente, aseguran que se trata del primer problema al que se enfrenta España hoy en día.

Aunque si para muchos de los que votaron a Mariano Rajoy en las pasadas generales la corrupción no es la principal preocupación, tampoco parece que sea la segunda. Poco más del 10% de los electores populares preguntados por el CIS (el 10,3%) señala esta cuestión como el segundo problema del país. Y aún menos, el 9,7%, lo sitúa como el tercero.

Dejando a un lado el tema del paro, una de las cuestiones que más importan al electorado del PP es Cataluña. Si apenas el 7% respondía que la corrupción era el principal problema de España, para el 13,3% lo es la posible independencia de Cataluña. Esta opinión es únicamente superada por los votantes de CDC. El 15,4% de estos últimos sitúan el desafío soberanista como el primer problema, el mismo porcentaje que se decanta por el paro y los problemas de índole económica.

Para los votantes del PP, al igual que para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, las últimas revelaciones en torno a los casos de corrupción parecen sonarles a ‘viejo’, a ‘antiguo’. Tal y como ha defendido la dirección nacional del partido en los últimos días, se trata de cuestiones del “pasado” y ahora hay que “mirar al futuro”.

Precisamente, este martes Francisco Correa, considerado el cabecilla de la Gürtel, comparecerá ante la comisión que investiga la supuesta financiación ilegal del PP. Lo hará por videocoferencia, y ya ha anunciado que no responderá a las preguntas de los grupos parlamentarios para no perjudicar su defensa ante los tribunales. Aunque no será el único que podría poner en aprietos al PP, ya que se espera un mes de febrero movido con otras comparecencias en el calendario: la del extesorero popular Luis Bárcenas y la del que fuese número dos de Esperanza Aguirre en el PP de Madrid, Francisco Granados, entre otros. Todos ellos tendrán que responder por presuntos casos de corrupción.