Deutsche Bank alerta de unos “locos años 20” que pueden llevar otra vez al desastre

ibex35 mercados bolsa
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La recuperación económica no ha sido tan rápida como habían soñado los inversores, debido en buena parte a que la vacunación no está siendo tan ágil como se pensó y que la nueva ola de contagios ha obligado a nuevas restricciones. Sin embargo, el analista de Deutsche Bank David Folkerts-Landau alerta de que tan pronto como se confirme esta recuperación, la ola de estímulos y el consumo corren el riesgo de formar una nueva burbuja en los mercados con unas consecuencias tan nefastas como la que tuvo lugar en los años 20 del siglo pasado.

“La hora más oscura de la noche está justo antes del amanecer”, escribe en un informe el experto del banco alemán. “A más tardar al comienzo del verano, el aumento de las cifras de vacunación y las temperaturas más cálidas deberían reducir las tasas de infección y apuntalar el sentimiento del consumo”.

“Los consumidores apenas pueden esperar para volver a los restaurantes y bares, ir de compras y viajar. Cuando esto ocurra, la demanda reprimida se combinará con un estímulo monetario y fiscal sin precedentes, ya que ambos se mueven al unísono”, alerta. Los programas fiscales hicieron aumentar la deuda mundial en 19,5 billones de dólares en 2020 y se están elaborando más programas para elevar el crecimiento general y rescatar a los sectores más afectados por la pandemia, mientras los bancos centrales mantienen el ritmo de compras de bonos.

“Esta combinación de políticas funciona como una droga. Cuando se supere la pandemia mundial, probablemente asistiremos a una euforia de mercado similar a la de los ‘locos años 20’. Ya hay algunos indicios de que esto ha comenzado; basta con ver las importantes ganancias de los amplios índices de mercado, que parecen haber dejado el suelo firme. Al igual que en los años 20, los mercados ya están atrayendo a inversores minoristas cada vez más especulativos”, explica Folkerts-Landau.

A su vez, “los efectos multiplicadores deberían impulsar masivamente el crecimiento”. “Es probable que el repunte continúe hasta 2022. Sin embargo, a medida que aumenten las expectativas de inflación, surgirán dudas sobre la sostenibilidad de la tendencia alcista. Esto podría acabar provocando una caída de los precios tanto de las acciones como de los bonos”.

“Hace un siglo, la política fiscal y monetaria creó la ilusión de prosperidad, y la especulación impulsó aún más la burbuja. El resultado fue un gran desastre. Nos gusta creer que hemos aprendido del pasado”, apunta el experto de Deutsche Bank. “Entonces, ¿creemos realmente que los billones de dólares gastados en apoyar la economía crearán una prosperidad sostenible? Una vez que la inflación se descontrole y los tipos de interés suban, se acabará la fiesta. Y la pregunta de quién va a pagar será tan difícil de responder como hace cien años”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA