Desahucios: “Si fuera por el Santander mis suegros ya estarían en la calle”

Desahucio en Argumosa 11 PAH
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“Si estuviera en su mano, si fuera por el Santander, mis suegros estarían en la calle ya”. Esta es la denuncia que hace uno de los miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Arganda del Rey tras las palabras de Ana Botín en el programa Planeta Calleja sobre el fin de los desahucios relativos a primera vivienda por parte de esta entidad desde 2012.

Carlos Bercial, integrante de la PAH de Arganda del Rey, ha detallado a EL BOLETIN la situación de Pilar y Salva, sus suegros, que afrontan la perspectiva de un desahucio al estar ya “en la recta final de la ejecución hipotecaria”. Seis años llevan “peleando” con esta entidad financiera, “intentado hacerles entender que no tienen problema en entregar la casa siempre y cuando les permitan vivir el resto de sus días en ella”, donde están desde hace 50 años. Sin embargo, “el Santander no cede”.

El banco que encabeza Ana Botín “no entiende que esta es la solución más lógica para unos ancianos y pretende desahuciarlos”, lamenta Bercial, que reconoce que se quedó “atónito cuando escuché a esta señora decir que el Santander no desahucia”. “Está desahuciando a mis suegros”, remarca. Este miércoles Botín, en el mencionado programa, aseguraba que la entidad que dirige dejó de desahuciar de primeras viviendas en 2012.

“Les hemos plantado cara, llevamos seis años plantándoles cara, pero si hubiera sido por el Santander ya estarían en la calle seguro”, continúa el miembro de la PAH, que pronostica que a mediados de este año ya habrá fecha para el desahucio de sus suegros. Precisamente fue la situación en la que se encontraban sus familiares lo que le llevó a unirse a esta plataforma.

Según explica, la justicia desestimó el último recurso que interpuso Pilar y Salva al considerar que la hipoteca se pidió para una empresa. Se trataba, apunta, de “un pequeño taller de carpintería que en su día regentó mi suegro” y del que además vivían otras cinco familias. “Mi suegro, por la crisis, en un intento por salvarlo, hipotecó su casa”, señala Bercial, que destaca que desde hace tres décadas ya la tenían pagada. La justicia, no obstante, entiende “que se trata de una empresa” y que el desahucio “sigue para adelante”.