De Cos anticipa una mejora de las previsiones del Banco de España por las revisiones al alza del INE

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha anticipado una posible revisión al alza de las previsiones de crecimiento del producto interior bruto (PIB) de España en 2021 y en 2022 por parte el organismo como consecuencia de las revisiones al alza del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Durante su participación en el ‘Spain Investors Day’, el gobernador ha explicado que las revisiones al alza por Estadística del PIB del segundo y tercer trimestre conllevarían «una ligera revisión al alza» de las estimaciones del banco central. Aunque De Cos ha matizado que para que esto se produzca se tendría que dejar el resto de la previsión sin cambios.

De esta forma, si se confirmase la trayectoria de revisiones al alza apuntada por el INE, el gobernador considera que el PIB español «recuperaría su nivel previo a la pandemia entre finales de este año y comienzos del siguiente».

Las últimas proyecciones macroeconómicas de Banco de España, publicadas en diciembre, pronosticaban un alza del PIB en 2021 del 4,5%, que se aceleraría hasta el 5,4% en 2022 y alcanzaría el 3,9% en 2023.

En todo caso, De Cos ha subrayado también que las previsiones económicas «están sometidas todavía a distintos elementos de incertidumbre». El principal sigue siendo la pandemia, pero también tendrán un impacto los cuellos de botella de las cadenas de suministro, la evolución del consumo privado, la inflación, los daños persistentes de la crisis o el desempeño de los fondos europeos.

REPUNTE DE LA INFLACIÓN

Con respecto al incremento de los precios, Hernández de Cos ha señalado que se trata de un «elemento adicional de incertidumbre» que ha surgido en los últimos meses.

Pese al riesgo, el banquero central considera que la desaparición gradual de los efectos base y los cuellos de botella, así como el descenso de los precios energéticos, harán que la inflación se reduzca a lo largo de 2022. No obstante, la desaceleración será progresiva, por lo que durante 2022 alcanzaría cerca del 4% para el conjunto del año, aunque a finales estaría en torno al 2%.

Este es el escenario central de Banco de España para los precios, pero De Cos ha avisado que existen otras «fuentes de riesgo» que podrían alimentar las presiones inflacionistas. Por un lado, el descenso de los precios energéticos podría ser menos pronunciado de lo esperado. Por otro, podría iniciarse una espiral de precios-salarios que motivaría nuevos aumentos de precios.

PLAN PRESUPUESTARIO

En cuanto a la política fiscal, De Cos ha indicado en su intervención este miércoles que el apoyo «debe enfocarse ahora en los sectores y agentes todavía afectados por la crisis». Estas medidas de apoyo deben limitarse a «empresas viables» y ser «temporales» para no aumentar el déficit público estructural.

En este sentido, el gobernador del Banco de España también ha pedido «diseñar un plan de consolidación para su ejecución una vez que la recuperación sea sólida». Así, este plan debería estar dirigido a reconstruir los márgenes fiscales, reducir el déficit estructural del Estado y el nivel de deuda pública.

Este plan de consolidación «debe favorecer una mayor contribución de la política fiscal al crecimiento potencial de la economía, lo que pasa por una adecuada definición de la estructura tributaria y una mejora de la eficiencia del gasto», ha recalcado.