Covax enciende las alarmas: no puede aceptar más donaciones de vacunas porque no tiene ni para jeringuillas

Campaña de vacunación. Autor: Comunidad de Madrid

La iniciativa de vacunas Covax, creada para garantizar que las vacunas contra el Covid-19 lleguen a las personas más pobres del mundo, no puede aceptar nuevas donaciones de dosis porque casi ha agotado los fondos necesarios para comprar accesorios cruciales, como las jeringuillas, según publica Financial Times.

La escasez de vacunas ha afectado a muchos de los países más pobres y ha contribuido a que el despliegue de las vacunas sea desigual en todo el mundo. Los expertos en salud pública han afirmado en repetidas ocasiones que estas disparidades podrían dar lugar a la aparición de nuevas variantes del coronavirus en las zonas en las que menos personas se han vacunado.

El programa, respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), anunció la semana pasada que necesita una nueva inyección de dinero de 5.200 millones de dólares para apoyar su despliegue mundial de vacunas este año.

Algunos países donantes no cubren ciertos costes asociados a las donaciones, como las cajas de seguridad, el transporte y el seguro, lo que retrasa la entrega a las naciones más pobres. Los países más ricos suelen ser capaces de absorber esos costes de forma independiente.

“Estamos en una posición en la que no podremos aceptar más donaciones de dosis [que vienen sin jeringuillas u otros elementos accesorios] a menos que consigamos más dinero”, ha asegurado a Financial Times Seth Berkley, director ejecutivo de la alianza de vacunas Gavi que ayudó a crear Covax.

“No significa que hayamos gastado todo el dinero que hemos conseguido, pero hay que retener gran parte del dinero para pagar las dosis con las que nos hemos comprometido”. Cuando se le pregunta cuánto dinero le quedaba a Covax, Berkley contesta que “ninguno”.

El dinero extra que busca Covax ayudaría a cubrir 600 millones de dosis -incluidas las vacunas adaptadas a las nuevas variantes- y los gastos de artículos auxiliares, como las jeringuillas.

Covax, que se creó en 2020, tiene como objetivo cerrar la asignación de fondos en el primer trimestre, aunque Berkley cree que el objetivo es “muy ambicioso”. Las promesas iniciales para la última ronda de financiación ascienden al menos a 192 millones de dólares.

A principios de este mes, Covax alcanzó su objetivo de suministrar 1.000 millones de dosis tras varios contratiempos y retrasos. Berkley explica que se han producido mejoras en el suministro de vacunas y en la distribución, pero añade que se necesita financiación para mantener esos esfuerzos.

“Ahora los países tienen visibilidad del suministro de vacunas y eso es fundamental para que hagan la planificación necesaria”, reconoce.

Alrededor de 86 países siguen teniendo tasas de cobertura de vacunas inferiores al 40%, dijo el organismo sanitario la semana pasada.