Corrales busca serie para la sobre mesa de La Uno a 80.000 euros por capítulo, un 42% más que ‘Amar en tiempos revueltos’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La pérdida de ‘Amar en tiempos revueltos, la serie líder de las sobremesas, le puede suponer a RTVE un aumento de casi el 42% en el presupuesto previsto para esa franja horaria. Ahora, según varios portales de Internet, Ignacio Corrales, el director de RTVE está dispuesto a pagar 80.000 euros por capítulo en lugar de los 56.000 que costaba la serie suprimida.

El movimiento hasta podría convertirse en un negocio redondo para Diagonal TV, la productora de ‘Amar en Tiempos Revueltos’ que dirige Jaume Banacolocha. Diagonal se ha ‘llevado’ el culebrón a Antena Tres, donde se emitirá con otro título y que no descartaría participar en la ‘licitación’. El caso es que el nuevo equipo gestor de RTVE, que preside Leopoldo González Echenique, suspendió la emisión de la serie porque la consideraba cara.

Al parecer, Corrales, reputado de ser una persona cercana al entorno de Ignacio del Hierro, esposo de de María Dolores de Cospedal, habría asegurado a los responsables de distintas productoras que ‘la cosa (la suspensión de ‘Amar en tiempos revueltos’) estaba hecha antes de que él llegara’ y no pudo pararla, pero que ahora no ve la manera de realizar con los recursos de la casa, el culebrón que se quiere rodar y producir.

Algunos sindicalistas explican, sin prueba alguna que refrende su historia, que en algunos ‘ambientes’ relacionados con el PP nacional se pensó en realizar una serie, que debía rodarse en los estudios de RTVE en San Cugat, sobre la construcción de la Gran Vía madrileña a principios del siglo XX. Siempre con la idea de que sería más barata que ‘Amar en Tiempos Revueltos’.

Pero las cuentas no le salen ni a Corrales, ni a nadie. Por eso, aseguran quienes cuentan estas versiones, toca pagar más. Un 42% más. Y, encima sin la certeza de que el nuevo culebrón sea líder. Entre otras cosas, porque tendrá que competir con esa misma producción que le había dado a La Uno la supremacía en la banda horaria de la sobremesa.