La supervivencia de RTVE, pendiente del Tribunal de la UE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los baqueteados profesionales de RTVE acaban de llevarse un nuevo disgusto. Ahora saben que el ente público podría tener los días contados. Al menos, este es uno de los rumores que más se escucha en los pasillos de Prado del Rey tras conocerse que el Gobierno ha admitido que no tiene un ‘plan b’ ante la posibilidad de que el Tribunal de la UE declare ilegal el actual sistema de financiación del ente público.

Una vez más, el encargado de sembrar el pánico ha sido el ministro de Industria, José Manuel Soria que en el marco de un reciente desayuno informativo organizado por Europa Press habría asegurado, según se explica en varias publicaciones especializadas, que el Gobierno no tiene margen ni maniobra, ni alternativa ante la posibilidad de que el Tribunal de la UE declare ilegal la tasa impuesta a las operadoras de telefonía para que financien la tv pública.

La posición adoptada al respecto por el Ejecutivo de Mariano Rajoy contrasta fuertemente con la de otros Gobiernos europeos que se enfrentan al mismo problema y parecen más dispuestos a mantener una televisión pública en el futuro. En Francia, por ejemplo, los presupuestos han incluido una provisión de 1.300 millones de euros, como alternativa a un posible fallo desfavorable del Tribunal Europeo.

El impuesto fue aprobado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero como alternativa a la supresión de la publicidad y fue recurrido ante las instancias jurídicas de la UE por las compañías afectadas que se quejan de haber aportado en los últimos años más del 37% de la financiación del ente, mientras que las televisiones privadas, las que más se han beneficiado de la salida de RTVE de la lucha por la publicidad, apenas si aportan el 5% del presupuesto de la televisión pública.  

Sin embargo, según los tipos impositivos previstos en el impuesto las ‘telefónicas’ sólo tiene que aportar el 0,9% de sus ingresos totales, mientras que a las televisiones privadas les corresponde un 3% y las cadenas de pago aportan un 1,5%.

Las operadoras telefónicas aportaron en 2012, unos 750 millones de euros al presupuesto de RTVE, según un informe de Redtel. Algunas han decidido no pagar más, en cualquier caso. Como Vodafone, por ejemplo, cuya filial española anunció a finales del pasado mes de diciembre que dejaría de ofrecer televisión a sus clientes para no pagar la tasa.

Una medida que supone el cierre de todas las ofertas de televisión de pago que tenía hasta ahora. En concreto, Vodafone Internet Tv, Vodafone TV, Canal Plus y Video and Descargas Liga.