Manolo Sanlúcar: el maestro gaditano vuelve a los escenarios

Manolo Sanlúcar
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El gran guitarrista flamenco presenta en el Palau de la Música de Barcelona algunos temas de ‘La voz del color’, su nuevo trabajo. Hace tres años los aficionados a la guitarra flamenca de concierto se quedaron un poco huérfanos al saber que Manolo Sanlúcar, el gran maestro gaditano, había decidido bajarse de los escenarios para concentrar sus esfuerzos en profundizar en el estudio de las particularidades del instrumento al que ha dedicado su vida.
 
Por suerte para todos, hoy podemos decir que aquella decisión sólo marcaba el inicio de una temporada sabática y no se relacionaba con una retirada completa. En estos años, alejado de la primera línea de la actualidad, Sanlúcar ha trabajado mucho en la ampliación de su legado docente, un auténtico mapa del tesoro que facilita el camino de los nuevos aspirantes al trono.
 
Don Manuel, que en 2015 recibió la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, lleva casi una década empeñado en una monumental obra didáctica de carácter audiovisual centrada en el mundo maravilloso de la guitarra flamenca, un documental ahora en fase de montaje, cuyas primeras imágenes han podido verse este año en el Festival de la Guitarra de Córdoba.
 
Pero en ese tiempo Sanlúcar también ha hecho otras cosas. Por ejemplo, componer un puñado de temas nuevos que configurarán ‘La voz del color’, su próximo y esperadísimo trabajo. Unas canciones que podrán escucharse por primera vez en el Palau de la Música de Barcelona donde el maestro dará el primer recital de esta nueva etapa.
 
Representante aún vivo y activo de la generación que cambió para siempre el destino de la guitarra flamenca y liberó al instrumento de su histórico papel secundario en el género, Sanlúcar ha sido quizá el compositor que mejor ha sabido integrar la sonoridad flamenca en el ámbito de la música clásica.
 
A finales de este mes, el maestro gaditano volverá a tocar en la Bienal de Sevilla, su obra ‘Medea’, para guitarra y orquesta sinfónica, concebida inicialmente para el Ballet Nacional. La pieza que ha despertado los elogios más unánimes de la crítica internacional, se considera una de las grandes cumbres de la música andaluza contemporánea.